El Ejército egipcio bombardeó la madrugada del día de hoy las posiciones del Estado Islámico en Libia como represalia por el asesinato de 21 rehenes cristianos egipcios coptos.

Así es, el Estado Islámico sigue haciendo amigos, no solo ha asesinado a periodistas estadounidenses, japoneses o jordanos, también a egipcios. Esto no le cayó nada bien al gobierno egipcio y bombardeó las posiciones de esa organización terrorista.

Es la primera vez que Egipto acepta abiertamente haber bombardeado Libia, ya que se filtró en los últimos meses que en diversas ocasiones este país había colaborado con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos en bombardeos aéreos ahí, pero el gobierno egipcio siempre lo negó.

Según El País, el objetivo de los bombardeos fueron campos de entrenamiento, arsenales de armas y centros de comunicaciones del Estado Islámico.

El comandante libio, Saqer al-Jurushi, estimó que los ataques han provocado la muerte de entre 40 y 50 militantes del EI.

Además añadió:

“Hoy y mañana se llevarán a cabo más bombardeos aéreos en coordinación con Egipto”

El presidente egipcio, Abdelfattá al Sisi, condenó el asesinato de sus ciudadanos, proclamó 7 días de duelo y su Consejo de Defensa Nacional aseguró:

“una venganza por la sangre derramada de los egipcios”

La iglesia cristiana copta (que representa a un 10 % de los ciudadanos egipcios) expresó su dolor por el asesinato de “mártires inocentes” y reiteró su confianza en el Estado:

“El Estado y sus instituciones no descansarán hasta que los criminales sean castigados”

Todo esto sale después de las protestas de los familiares quienes habían salido a las calles por la inacción del Gobierno ante el secuestro de sus parientes.

La Comisión Europea considera el asesinato de los coptos como “una amenaza a la estabilidad de Egipto”.

Recordemos que hace unos días Obama pasó al Congreso una petición para comenzar formalmente la guerra contra el Estado Islámico. La guerra podría tener una duración de 3 años.

@plumasatomicas.