En esta época veraniega el deporte es el tema de cada día. Y cómo no serlo, pues se está disputando una nueva edición de los Juegos Olímpicos. Ahí podemos ver atletas de alto rendimiento con cuerpos esculturales, dignos del Olimpo de los dioses griegos, pero desafortunadamente está la contraparte. Los que no podemos estar así de sabrosos y contamos con unos kilitos de más. La obesidad es una pandemia que no solo ataca en México, el resto del mundo también la sufre.

Se ha comentado que los mexicanos somos panzones o que comemos mal (garnachas) y pues con cierta razón. Cabe decir que tenemos el primer lugar en el índice de obesidad infantil. Para no sentirnos “tan mal” podemos consolarnos con el hecho de que Estados Unidos come peor (jochos, burguers, nachos y todo lo que se les ocurra). Pero la intención no es señalar a nadie, sino mostrar cómo la obesidad se extiende por el planeta.

Habrá naciones que nos harán cuestionar ¿realmente ahí hay personas con alto índice de masa corporal? Pues qué les digo Sopicuates. La influencia de culturas como la gringa, determinadas políticas internas de los países y cuestiones personales como salud, situación socioeconómica contribuyen a la expansión del sobrepeso. En Rusia por ejemplo, la invasión de las bebidas sabor cola o las hamburguesas han disparado la obesidad.

China es otro país emergente en la enfermedad del sobrepeso. En aquel país se maneja la siguiente teoría: la política del hijo único es una de las posibles razones para el aumento del 6% al 35% en 30 años. El asunto de tener un hijo implica que todo el dinero de los padres y de los abuelos va para ti y eso a la larga los echa a perder. Eso dicen allá.

Por otro lado, ¿quién se iba a imaginar que las mujeres turcas y los hombres de República Checa son los que sufren mayor índice de masa corporal? En Europa se viven realidades diferentes. Mientras que países con una grastronomía tan suculenta como Francia cuenta con los hombres más delgados o Suiza, que con sus delicioso chocolates, tiene a las mujeres más flaquitas.

Sin más que decir, échenle un ojo al mapa y levántense de la cama. Lo gracioso es que habrá quien lo vea y después se lance por unos tacos ¿qué no?

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook