Una de esas noticias que hacen expresar un “¡chale!”, debido a que el único delito que se le achaca al analista político Sergio Aguayo fue señalar que Humberto Moreira destilaba un “hedor corrupto”.

Pero bueno, lo anterior fue suficiente para que la justicia mexicana decidiera que Aguayo causó un daño moral al impoluto exgobernador de Coahuila y, por lo tanto, debe pagar 10 millones de pesos para resarcirse.

De acuerdo con Reforma, el pasado 24 de enero el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México pidió al también académico una garantía de 450 mil pesos para no ejecutar la sentencia condenatoria de los 10 melones (la cual ya fue impugnada por Aguayo).

Al parecer, el requerimiento no fue cubierto, ya que ahora el diario da a conocer que un juez autorizó el embargo de propiedades del analista.

Según Reforma, Sergio Aguayo debe presentar los 10 millones pesos por las buenas… o si no, los bienes embargados serán rematados, para así cubrir el monto que un juez determinó que cubre el daño moral causado a Humberto Moreira.

En enero de 2016, días después de que Moreira fue detenido en Madrid, España, por lavado de dinero, Sergio Aguayo publicó una columna en la que señaló que el exgobernador de Coahuila es un político que “desprende un hedor corrupto”.

En aquel entonces, Aguayo celebraba que finalmente alguien le había echado el guante a Moreira… claro, refiriéndose a las autoridades de España, ya que para él “las instituciones mexicanas son virtuosas en la protección de los corruptos”.

Por ese texto, Humberto Moreira demandó a Sergio Aguayo, a quien acusó de “dañar sus sentimientos”… el caso fue ganado por el expriista, en un proceso en el que en repetidas ocasiones se denunció conflicto de interés de uno de los magistrados.

FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Aunque al respecto se ha pronunciado la Oficina de la ONU para Derechos Humanos en México, las autoridades mexicanas poco le han movido al asunto y el proceso sigue cayendo en contra de Aguayo.

Preocupa a la ONU-DH que uno de los motivos por los cuales el exgobernador del estado de Coahuila demandó al señor Aguayo fue la afirmación, por parte del columnista, de que el exmandatario fuese responsable, por lo menos por omisión, de graves violaciones de derechos humanos perpetrados bajo su gestión, señaló en octubre de 2019 Jan Jarab, presentante en México de esa oficina de la ONU.

Para Naciones Unidas, el fallo en contra de Aguayo tendrá un “efecto silenciador” para futuros señalamientos en contra de funcionarios públicos.