En la Línea 2 del Metrobús —la de Tepalcates a Tacubaya o ‘la moradita’— ya hay un problema nuevo, además del gentío y la falta de camiones. Este lunes, 7 de enero, La Jornada reporta que una empresa que ofrece servicio en este transporte público denunció un posible fraude ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. 

Los miembros del consejo de la empresa Corredor Oriente Poniente (Copsa) acusan que hubo un daño patrimonial pues se vendieron ilegalmente dos autobuses con valor de un millón 700 mil pesos.

De acuerdo al reporte de La Jornadalos socios de Copsa están demandando que los anteriores titulares de la empresa incurrieron en varios, varios delitos. Por ejemplo, los acusan de administración fraudulenta, encubrimiento por lucrar con bienes que no eran suyos, exagerar los gastos y utilizar los valores de la compañía en beneficio propio. Si terminan siendo sancionados, terminarían con 5 a 10 años en el bote y una multa de más de 100 mil pesos.

La cosa está así: supuestamente, el expresidente de la empresa y el vocero del consejo de administración vendieron dos camiones sin autorización del sistema Metrobús. La compañía que los compró los desmanteló y ahora sirven pa’ dar refacciones.

Además de eso, acusan a estos mismos dos empresarios de pagar a sobrecosto —de más del 30%— todas las refacciones que utilizaban sus unidades en la Línea 2 del Metrobús. Curiosamente, la empresa que les vendía las refacciones carísimas era de su propiedad.

De encima, los acusan de recibir los depósitos por la prestación de servicio de transporte en sus cuentas bancarias personales. Ámonos. 

Según el medio nacional, las investigaciones y la denuncia arrancaron el pasado 26 de diciembre. Se espera que se investigue —si resultan culpables— a los dos empresarios que hicieron chanchullos y a la empresa que compró los camiones. Al parecer, todas estas acciones “fueron facilitadas” por los excomisarios del consejo de administración pues sabían cómo funcionaba el asunto y nunca informaron lo que sucedía.