Con lo de Ayotzinapa, otra vez AMLO demostró que no le sabe a todos los temas. Y tuvo que llegar la persona que en su gobierno domina un poco más el asunto para aclarar: sí fue crimen de Estado, dice Alejandro Encinas.

¿Y ese Encinas quién es para desmentir al presidente?, se preguntarán quienes dan lo dicho por AMLO como una verdad absoluta. Pues nada menos que el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, de la SEGOB… además de presidente de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa.

Foto: Cuartoscuro

Así que “algo” le ha de saber al tema.

De acuerdo con nuestro Santo Claus versión 4T, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre de 2014, sí debe ser considerado como un crimen de Estado… con la única diferencia de que ahora el mismo Estado tiene la voluntad de y la obligación de esclarecer los hechos.

Es decir, lo de AMLO estuvo medio bien dicho. Nomás que al presidente le falló al indicar que nomás porque ahora sí (según) se está investigando como se debe, no quiere decir que en su momento el crimen fue cometido por el Estado.

“El sentido claro del planteamiento del Presidente es que ahora el Estado asume realmente la responsabilidad de su esclarecimiento, no vamos a encubrir este crimen que cometieron las autoridades de los gobiernos anteriores”, agregó Encinas durante su presencia en la ceremonia de inhumación de los restos de Valentín Campa.

reunión-ayotzinapa-fiscalía-general-república

Foto: Cuartoscuro.

La aclaración de Encinas llega después de que este fin de semana el presidente asegurara que ni la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, ni la muerte del activista Arnulfo Cerón podían considerarse crímenes de Estado. ¿La razón? Pues porque el Estado (ahora liderado por él) está investigando para aclarar esos delitos… ¿y?

“Cuando es un crimen de estado es muy difícil saber, pero en el caso de Arnulfo, en el caso de los jóvenes de Ayotzinapa y muchos otros casos no se puede hablar de crímenes de Estado”, indicó el presidente.

Pero bueno, ya vimos que nomás fue una confusión de tiempos, como si AMLO creyera que llegada la medicina la enfermedad nunca existió.