A muchos les gusta la obra de este inglés a otros no tanto, pero lo que no puede negarse es que el artista es cotizado. Es decir, si tenemos una obra de Banksy en nuestras manos, ­sabemos que es oro puro…

Bueno, no todos lo sabemos, como fue el caso de Rabea Darduna, un palestino cuya puerta de su casa fue pintada por el célebre graffitero cuando éste realizó

una visita a Gaza, hace algunas semanas. Según contó el propio Darduna, “no tenía idea del valor de la pintura”, por lo que se le hizo buen negocio cuando un hombre le ofreció 700 shekels (algo así como 175 dólares) por la puerta de acero de su casa destruida.

banksy fail2

El abusado comprador, identificado como Belal Khaled, asegura que nunca fue su intención engañar a nadie, sólo que –conocedor de la obra de Banksy- desea proteger uno de los cuatro murales callejeros que el artista hizo en su pasada visita a Gaza. “Desde que comencé como grafitero ha sido mi sueño tener una de sus piezas”.

Aunque dice que no piensa lucrar con la pintura, Belal confesó que es su intención escuchar ofertas de galerías internacionales interesadas en exhibir obras “que se centren en el sufrimiento de Gaza y las agonías de la guerra”.

Por su parte, Darduna –hombre de 33 años y padre de seis hijos- al enterarse que un Banksy puede ser vendido en miles de dólares, asegura sentirse estafado y señaló que desea recuperar la pintura… pues para venderla nuevamente, pero ahora sí “como un Banksy y no como una puerta vieja”.

banksy fail1

Sin embargo lo anterior se ve difícil, ya que si muchas veces se aplica el conocido “ya salida la mercancía no se aceptan devoluciones”… lo mismo debe suceder cuando el trato favorece a los compradores… aunque sí podría decirse que el sujeto se aprovechó de la ignorancia de Darduna… “Yo no pienso venderla”, sentenció Belal.

*Vía El País