Si se pasa la barrera de un mundo 1.5ºC más caliente sería un indicador temible de lo que puede esperarnos en algunas décadas.

Con frecuencia se desestima el cambio climático por no poder dimensionar sus problemas y consecuencias. Se menciona que es necesario mantener un aumento de temperatura menor a 2ºC; sin embargo, el Acuerdo de París ha fijado una meta de no pasar un incremento superior a 1.5ºC en relación con niveles preindustriales. Las cifras suenan bajas o poco alarmantes. Pero la realidad es que un planeta 1.5ºC más caliente es muy diferente al que conocemos y estamos acostumbrados.

Todavía ni siquiera es verano y en México ya estamos viviendo temperaturas complicadas en este 2022. De acuerdo a cifras de la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría del Medio Ambiente, el abril pasado fue el segundo más caluroso de la historia; asimismo, reportó uno de los más lluviosos de los que se tiene registro a la fecha. El año pasado ya se había observado algo similar, cuando la gran sequía en el norte del país fue también la segunda peor de la que se tiene registro. Por cierto, estos números son producto de tan sólo un incremento de 1.1ºC.

Los esfuerzos actuales por enfrentar el cambio climático no parecen revertir las tendencias de temperaturas altas en el mundo. Y eso que no faltan. Hay gobiernos, como el de la India, que ha prometido estar libre de emisiones de dióxido de carbono para 2070. Durante la COP26, una alianza gubernamental con la industria automotriz prometió lo mismo en al menos 30 países para 2040. En general se marca a 2050 como un año para el que la mayoría de los sectores deberían encontrarse en esa situación, si se pretende que el planeta no se caliente más de 1.5ºC.

¿Cómo sería un mundo 1.5º más caliente?

No obstante todo lo anterior, todo parece indicar que no es suficiente lo que se hace actualmente. Apenas hace unos días salió el Global Annual to Decadal Climate Update de la Organización Meteorológica Mundial presagiando malas nuevas para el planeta. En él, se pronostica que se pasará los 1.5ºC al menos una vez en los próximos cinco años. La probabilidad de que eso suceda es de 48%. Pero apenas en 2015 las chances de ello eran cercanas a 0. Aunado a lo anterior, hay un 93% de probabilidad que cada año de los próximos cinco sea más caliente que el anterior.

La Organización Metereológica Mundial pronostica que cada año de los próximos cinco será más caliente que el anterior.

Así como una golondrina no hace verano, un año con temperaturas en promedio superiores al 1.5ºC no significa necesariamente que la meta para 2030 no se cumpla. Sin embargo, sí da un panorama claro de que los esfuerzos actuales no están siendo suficientes. Y que si no se toma al cambio climático en serie, más temprano que tarde el nuestro será un mundo mucho más caliente con fuertes implicaciones para las personas y ecosistemas en él.

Sin arrecifes de coral

Con un aumento de 1.5ºC en relación con los niveles preindustriales de temperatura, entre 70 y 90% de los arrecifes de coral del planeta desaparecían. Cerca de 25% de la vida marina encuentra su hogar en ellos y tienen distintas funciones de contención medioambiental fundamentales para el océano y el mundo en su conjunto. Si se llega a pasar de los 2ºC, 99% de ellos serían historia. 

Tormentas atípicas que más bien son comunes

Un planeta más caliente necesariamente se vuelve uno más húmedo. Y eso pone sobre la mesa condiciones idóneas para tormentas que hasta el momento son poco comunes en la mayoría del mundo. Si se vuelve una tendencia prolongada estar por encima de los 1.5ºC, como humanidad tendremos que acostumbrarnos todavía más a huracanes y eventos naturales que pongan en jaque constantemente a comunidades vulnerables.

Deshielos a la orden del día

En 2019, Islandia llevó a cabo un funeral para el primer glaciar perdido de la isla por el cambio climático. Quizá podrá parecer cursi, pero el evento fue importante para dimensionar las consecuencias del calentamiento global. Un mundo 1.5ºC más caliente hará cosa de todos los días deshielos. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU calcula que para 2100 los niveles del mar podrían aumentar entre 30 y 90 centímetros. Esto significa un futuro problema gigante para comunidades costeras, que ya frecuentemente sufren de inundaciones peligrosas.

¿La tendencia de 1.5ºC es irreversible?

Todavía es posible que ese futuro no sea un hecho. Pero que se pase la barrera de los 1.5ºC en los próximos cinco años sería un indicador temible de lo que puede esperarnos en algunas décadas. Para lograr frenar esa tendencia, y revertirla, no hay de otra más que un esfuerzo amplio y constante desde todos los frentes posibles. Un mundo más caliente no sería uno de margaritas, chanclas y trajes de baño. Por el contrario, sería uno de catástrofe digna de película de ciencia ficción. Bien vale la pena evitarlo.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook