Por Beatriz Acevedo
El calentamiento global y los océanos

Con la publicación del sexto informe de evaluación elaborado por el IPCC —que consiste en un inventario nacional de gases de efecto invernadero, donde los países miembros evalúan sus avances en torno al objetivo común de frenar el calentamiento global, intentando mantener la temperatura promedio global por debajo de los 2 ° C, al tiempo que se continúan tomando medidas para limitar el aumento de las temperaturas a 1.5 ° C— se discuten nuevamente las consecuencias del incremento del nivel del mar.

Con los datos revelados por el IPCC se conoce que de aquí a 2100 podría llegarse a registrar una elevación aproximada entre 30 y 60cm. Ello ocurriría aun cuando se lograra una reducción significativa de las emisiones de GEI; incluso, manteniendo el calentamiento global muy por debajo de los ya temidos 2°C. Asimismo, se afirma que de continuar aumentando con fuerza las emisiones, la subida del nivel de las aguas podría oscilar entre 60 y 110 cm; es decir, alrededor de 1m, lo que arrasaría con la vida y actividades socioambientales de las franjas litorales (Aquae Fundation, 2021).

Las otras consecuencias que vienen en conjunto

Si nos metemos un poco más a fondo dentro del informe del IPCC nos topamos con las otras consecuencias que afectan a los ecosistemas marinos y que incrementan las dimensiones de la crisis. Por ejemplo, se estima una mayor frecuencia de episodios extremos como las mareas altas y las tormentas intensas. “Los datos indican que, con cada grado de calentamiento adicional, aquellos fenómenos que en el pasado se producían una vez cada 100 años, podrían tener una periodicidad anual a mediados de siglo. Potenciando los riesgos a los que están expuestas muchas islas pequeñas y ciudades costeras de baja altitud” (Ibídem, 2021).

Los cambios físico-químicos afectan el ciclo de vida de las especies de flora y fauna marina, alterando todo lo que ocurre en el tirante de agua de los ecosistemas marinos y a las personas que dependen de ellos.

Los océanos han absorbido más del 90% del exceso de calor del sistema climático. De aquí a 2100, podrían absorber entre dos y cuatro veces más calor si el calentamiento global se limita a 2°C; y si las emisiones son más elevadas, la absorción será entre cinco y siete veces mayor (IPCC, 2021).

Más caótico aun, si nos enfocamos sólo en el problema del Ártico, el espesor de la capa de hielo disminuye mensualmente. “Si con la estabilización del calentamiento global está en 1.5 °C con respecto a los niveles preindustriales, se supondría que el hielo desaparecería del océano Ártico una vez cada 100 años, sin embargo, con un calentamiento global de 2 °C, esa circunstancia podría llegar a producirse cada tres años” (Aquae Fundación, 2021).

Proyecciones de la NASA a la mano

TYS Magazine elaboró una revisión interesante para demostrar lo sencillo que es utilizar el nuevo simulador del incremento del nivel del mar, presentado por la NASA para analizar y predecir los cambios y afectaciones en cualquier litoral del mundo, en caso de continuar aumentando el nivel del mar.

nivel del mar

Dicho simulador fue desarrollado por los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Consiste en una plataforma interactiva, Virtual Earth System Laboratory (VESL), que ofrece una herramienta que deja en claro la forma en que la NASA estudia este tipo de fenómenos.

Lo novedoso del VESL es que ofrece una buena representación de la criósfera (parte de la superficie de la Tierra donde el agua se encuentra en estado sólido), que es la capa principalmente afectada por el aumento del nivel del mar.

Cada usuario puede manipular uno o dos parámetros para cada escenario modelado; además, puede ajustar la velocidad a la que se derriten las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia, por citar un ejemplo. Siendo la NASA una agencia que genera datos significativos de forma diaria, la herramienta contará con la ventaja de una actualización constante.

Usando la VESL para predecir los cambios en Acapulco

La herramienta de la NASA de relativo fácil manejo nos permite seleccionar una fecha a pronosticar y, sobre el mapa global proyectado de los océanos, cortar en el lugar que nos interese; por ejemplo, si seleccionamos la bahía de Acapulco, las predicciones del incremento del nivel del mar arrojadas son las siguientes:

  • Año 2100, un incremento de 1.16 m.
  • Año 2150, un incremento de 1,93 m.

La herramienta trabaja incluyendo el derretimiento del hielo y los glaciares.

Reflexión

Cualquier herramienta de simulación resultará útil si, y sólo si, se toman acciones que disminuyan las emisiones de GEI que son el detonante, a fin de cuentas, del incremento del nivel del mar pronosticado.

Mucho nos resta en materia legislativa para exigir que se designe un presupuesto específico para tomar medidas preventivas y quizá más mitigantes; que den atención a la problemática socioambiental de las costas mexicanas.

Cada que visitamos un paradisíaco escenario costero ejercemos presión sobre los servicios ambientales que nos ofrece el litoral. Esto eleva nuestra responsabilidad como usuarios beneficiados del entorno. Si tenemos todas y todos siempre presente esta circunstancia, algún granito de arena podremos aportar para ayudar a preservar nuestros litorales mexicanos.

*****

Beatriz Acevedo es geógrafa, especialista ambiental, promotora de la cultura ambiental, a través del arte, la cultura y el cine documental.

Twitter: @ConSentidoVerde

Referencias

AQUAE Fundación (2021). El IPCC alerta del aumento del nivel del mar

Golledge, Nick (2021). Informe IPCC: La subida del nivel del mar y el deshielo de los glaciares ya son irreversibles, pero podemos frenarlos.

TYS Magazine (2021). La NASA crea un nuevo simulador para ver los cambios en el nivel del mar.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook