Foto: Reuters

Más allá de la explosión: El complejo caso de Líbano y su preocupante futuro

A días de la explosión, las cámaras ya no están en Beirut. Sin embargo, la crisis humanitaria, económica y política ponen en peligro el futuro de Líbano.

El mundo entero vio las escalofriantes imágenes de la explosión. A miles de kilómetros distancia, nos escandalizábamos con la onda expansiva, compartíamos lo videos y leíamos con atención los últimos reportes para saber a ciencia cierta qué es lo que había sucedido en Beirut. Ocho días después, la vida en Líbano ya no es noticia… sin embargo, después de décadas de conflicto, se avecinan las semanas más complicadas para este país de Medio Oriente.

¿Qué tan grave es el asunto?

Calcúlenle que tan solo en esta semana renunció el primer ministro, cientos de personas perdieron la vida, la pandemia de coronavirus sigue activa, se tambalea la seguridad alimentaria de la nación y se acrecentó una crisis económica de proporciones históricas.

Se intensifican las protestas contra el gobierno de Líbano por explosión en Beirut

Foto: Reuters

“Líbano tiene casi cincuenta años en inestabilidad”, nos cuenta el investigador Zidane Zeraoui, especialista en Medio Oriente, durante una entrevista en #SopitasXAireLibre  —que, si somos sinceros, tuvo más pinta de fue cátedra. “Obviamente, con esta explosión que desapareció el puerto de Beirut se pusieron en descubierto los males que tiene el país”.

Estos problemas además, se han visto enmarcados por la intempestiva aparición de una sociedad civil que históricamente se había mantenido en silencio.

renuncia-bloque-gobierno-libano-beirut

Foto: Getty Images.

“Eso sí es nuevo”, señala el profesor Zeraoui.  “Desde septiembre del año pasado el pueblo ha salido a las calles a pedir la renuncia del gobierno”.

Y lo han logrado. Dos veces.

La histórica dimisión del primer ministro Hassan Diab después de la explosión, se une a la reciente salida de su predecesor, Saad Hariri. En menos de ocho meses han renunciado dos primeros ministros en Líbano, mientras intentan sortear una crisis de grandísima magnitud.

El futuro inmediato de Líbano

Como mencionaba el doctor Zeraoui, la explosión puso al descubierto, frente al mundo entero, un montón de problemáticas al interior del país.

¿Un pequeño resumen? La tragedia humanitaria se ha juntado con crisis económica —en algunas parte de Líbano no hay electricidad ni para tres horas al día—, mientras todas las autoridades luchan en un frágil acuerdo religioso.

Explosión en Beirut Día después

Foto: REUTERS/Mohamed Azakir

Así es: Líbano es un caso muy particular.

El país de Medio Oriente reconoce a 18 religiones distintas. Por un pacto fundacional, los cargos principales se dividen proporcionalmente entre las religiones. De esta manera, el presidente siempre será cristiano maronita, el primer ministro siempre debe ser musulmán suni y el líder del congreso tiene que ser chií; sin importar lo que digan las elecciones populares.

A ver quién se avienta a organizar a las fuerzas políticas para levantar un país, cuando las diferencias están basadas en la fe.

“Esto es lo que Líbano nunca ha podido resolver”, comentaba el especialista en #SopitasXAireLibre.  “Además, esto no va a poder resolver: hacer un gobierno de coalición que pueda organizar la situación dejaría a muchos grupos religiosos sin representación. ¿Esto qué implica? Que todos los demás se levanten en armas para derrocar al joven gobierno”.

nitrato-de-amonio-libano-beirut

Foto: Getty Images.

Complicado, ¿no?

La verdad es que la entrevista no tiene pierde, pues habla del futuro de Líbano, de la participación de Hezbollah, de los pleitos religiosos, de la crisis económica y política… en un momento en el que los reflectores del mundo ya salieron de Beirut. Escúchala completa acá abajito:

Top Relacionadas