Así como en México Enrique Peña Nieto se dio su taco de “perdona vidas” con el caso de Patishtán, en Rusia Vladimir Putin hará lo propio y otorgará amnistía a los activistas de Greenpeace acusados de vandalismo y de paso a las integrantes de Pussy Riot.

Lo anterior fue anunciado por  el presidente del Consejo de Derechos Humanos ante el Kremlin, Mijail Fedotov: “Será una amnistía bastante grande, de esta forma, la dirigencia del Estado demostrará no sólo su humanidad sino también su fuerza”, anticipó, ya que se favorecerá a personas encarceladas o aquellas que hayan visto elevada su acusación, como es el caso de los ambientalistas que fueron encerrados por formar parte de una protesta en el Ártico y las PussyRiot que permanecen hasta el momento encarceladas por protestas contra el mismísimo Putin.

Esta amnistía será concedida con motivo de celebraciones de este 12 de diciembre, día de la Virgencita de Guadalupe… ah, y del vigésimo aniversario de la Constitución Rusa, fecha en que Vladimir Putin se dirigirá a la nación; aunque  no se canta victoria completamente, ya que la Duma –el parlamento ruso-planea debatir esta propuesta con la que se beneficiará a 20 mil personas encarceladas.

Acusados en primera instancia de piratería, pero después de vandalismo, los manifestantes de Greenpeace podrían pasar hasta siete años en la cárcel; aunque Holanda acudió al Tribunal Internacional del Mar para que le fuesen devueltos tanto el barco en el que se realizaron las protestas en el Mar Ártico, como sus 30 ocupantes, Rusia no reconoció la jurisdicción del alto tribunal.

Este conflicto ha hecho surgir varias manifestaciones en contra de la negativa del gobierno ruso, pero ninguna ha surtido efecto…bueno, ni el mismísimo PaulMacCartney logró ablandar a las autoridades del gélido país, pero ahora, aunque no se ha dado el nombre de los beneficiados de la amnistía, sí se menciona a grupos de condenados y acusados, esto a sólo meses del comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno a realizarse en Sochi.

*Vía emeequis