La carta de Jennifer Lawrence acerca del sexismo en Hollywood

Hace ya varios meses que muchos correos electrónicos de Sony fueron filtrados y vieron la luz al público en general, donde uno de los temas más sonados fue la diferencia de sueldos entre Jennifer Lawrence y sus compañeros de elenco en American Hustle,

entre otras cosas.

Esta no es la primera vez que se conoce la diferencia de sueldos entre hombres y mujeres en Hollywood, mujeres como Meryl Streep, Julia Roberts, Patricia Arquette, han dado a conocer su opinión sobre esta práctica sexista en el mundo de Hollywood, la cual no está presente solo en este medio, si no en todos los lugares del mundo, donde la diferencia de sueldos de acuerdo al sexo varia considerablemente.

En el momento de la filtración de los correos, Lawrence no expresó su opinión respecto al tema, ni sobre la corriente feminista que se ha instaurado en Hollywood, debido a los tratos machistas hacia las actrices, a quienes muchas veces se tacha de “divas” solo por exigir lo que merecen. Hoy a través de su cuenta de Facebook, Lawrence dio a conocer una carta que publicó en Lenny, el newsletter de Lenna Dunham, quien también ha expresado su opinión acerca de este tema.

Why Do I Make Less Than My Male Co‑Stars? (subscribe at www.lennyletter.com to read more)When Lena first brought up…

Posted by Jennifer Lawrence on Martes, 13 de octubre de 2015

La carta dice algo así en español:

¿Por qué gano menos que mis co-estrellas masculinas?

Cuando Lena me planteó la idea de Lenny, estaba muy emocionada. Emocionada de hablar con Lena, quien creo que es un genio, y también por comenzar a pensar de qué debería de quejarme (no fue algo que ella me pidiera, simplemente es algo que quería hacer). Cuando pienso en el tema del feminismo, he permanecido muy callada. No me gusta unirme a conversaciones a las que considero “de moda”. Incluso soy una de las que no hizo nada por el ice-bucket challege, porque comencé a sentirlo más como una moda que una causa. Debí haber escrito un cheque, pero se me olvidó ¿ok? No soy perfecta. Pero con muchas pláticas viene el cambio, por eso quiero ser honesta y abierta y, con los dedos cruzados, no hacer enojar a nadie.

Es difícil hablar de mi experiencia como una mujer trabajadora porque puedo asegurarles que mis problemas no son exactamente algo con lo que puedan relacionarse. Cuando se dio la filtración de Sony y supe que me estaban pagando mucho menos que los afortunados con pene, no me enojé con Sony. Me enojé conmigo misma. Fallé como negociadora porque me di por vencida muy rápido. No quería seguir peleando por millones de dólares, con los que francamente, con dos franquicias más, realmente no necesitaba (les dije que era poco probable que se identificaran, no me odien).

Pero si soy honesta conmigo misma, estaría mintiendo si no dijera que estaba el elemento de “ser apreciada” que influenció mi decisión de cerrar el contrato sin una pelea real. No quería parecer difícil o consentida. En ese tiempo me pareció una buena idea, hasta que vi la lista de sueldos en Internet y me di cuenta que los hombres con los que estaba trabajando, definitivamente no se preocuparon por parecer “difíciles” o “consentidos”. Esto podría ser algo de una persona joven o cuestión de personalidad, estoy segura que es ambas. Pero este elemento de mi personalidad, con el que he luchado por años, es parte de estadísticas y estoy segura que no soy la única con este problema. ¿Estamos condicionadas socialmente a este comportamiento? ¿Solo hemos podido votar por 90 años o cuántos? Mi pregunta es seria. ¿Podría ser un hábito el expresar nuestras opiniones de cierta manera que no causemos “ofensas” o “espantemos” a los hombres?

Hace algunas semanas en el trabajo, dije lo que pensaba y di mi opinión en una forma clara, pero sin ser grosera, sin agresiones. Con el hombre con el que estaba trabajando (aunque realmente él estaba trabajando para mi), me dijo “¡Whoa! ¡ Todos estamos en el mismo equipo!” , como si le hubiera gritado. Me impacté mucho porque nada de lo que le dije fue personal, ofensivo o, para ser honesta, incorrecto. Todo lo que escuché y vi durante el día fue hombres dando su opinión, y cuando yo di la mía de la misma forma, ustedes pensarían que dije algo malo.

¡Estoy cansada de encontrar una forma “adorable” para dar mi opinión y que les siga gustando! Al carajo con eso. No creo que alguna vez haya trabajado con un hombre al mando que pase el tiempo contemplando qué ángulo de voz debe usar para que su voz se escuche. Simplemente lo escuchan. Jeremy Renner, Christian Bale y Bradley Cooper, todos ellos han luchado y han tenido éxito en negociar poderosos contratos para ellos. Estoy segura que ellos estaban comprometidos con ser tácticos y feroces, mientras yo estaba ocupada preocupándome por no parecer una diva y no tener la parte justa que me correspondía. Otra vez, tal vez esto NO TENGA NADA que ver con mi vagina, pero no estaba completamente equivocada cuando otro mail de Sony se filtró y una productora se refería a una actriz como “diva consentida”, en un momento en que se estaban llevando negociaciones. Por alguna razón, no puedo imaginarme a alguien diciendo esto de un hombre.

Gracias a Lenna Dunham y Lenny. Ilustración por Jennufer Williams. #LennyLetter

¡PUM! Ahora sí Jennifer Lawrence nos impresionó.

giphy

Puede ser que no podamos relacionarnos con su sueldo millonario, pero, lo que sí es una realidad, es que existe una diferencia, tanto en oportunidades como en salarios, entre hombres y mujeres, no solo en Hollywood. Muchas veces tomamos a broma los chistes o comportamientos sexistas, pero es una realidad que está en muchos ámbitos laborales.

¿Ustedes qué opinan de lo que dijo Jennifer?