Siempre podrá más el entusiasmo y el esfuerzo que se le pongan a las cosas, antes que cualquier obstáculo o limitación. Esto quedó de manifiesto después de la proeza de Eli Reimer, un joven estudiante de 15 años que alcanzó el campamento base del Everest.

Lograr esto sería complicado para cualquier otro joven. Por eso, la proeza de Eli Reimer se magnifica si tenemos en cuenta que tiene síndrome de Down, convirtiéndose así en la primera persona con este trastorno en llegar hasta esa zona del Everest.

El reto fue parte de una campaña de The Elisha Foundation, asociación que desde el 2005 recauda fondos y busca crear conciencia a favor de los niños con capacidades diferentes. Gracias a este viaje, la fundación ha conseguido $ 85,000 en donaciones, de los $ 100,000 que se propusieron juntar.

Debido a la exigencia a la que Eli sería sometido, tuvo que entrenarse por un año entero y se le practicaron varias pruebas médicas. Ya en Nepal, se llevó unas dos semanas en recorrer los 115 km. de longitud que conformaron su recorrido, y que lo llevaron a la base campo del Everest, ubicada a 5.364 metros de altura.

down_everest_2

Durante la travesía, Eli estuvo acompañado de su padre y otras seis personas, quienes concluyeron su reto el pasado 14 de marzo.

Su padre comentó:

“Yo diría que más del 90 por ciento de las culturas del mundo no aceptan la discapacidad y no pensarían que alguien como mi hijo sería capaz de intentar algo como esto. Así que ha sido una experiencia increíble ir junto a él. Eli ha ido marcando el camino. Hemos experimentando nuestro propio sentido de la discapacidad, ya que fuimos a las montañas y nos condujo todo el camino hasta el campamento base”.

El que Eli haya demostrado que las personas con Síndrome de Down son capaces de lograr lo que se proponen, y que de paso haya contribuido con una asociación, nos invita a todos a dejar la apatía y a ir en busca de cumplir nuestros propios retos.

Aunque suene a choro de Toño Esquinca, todos tenemos nuestro propio Everest. Qué bueno que este adolescente venció el suyo pues nos demostró que, con preparación y ganas, todo es posible.

Aquí el video de su regreso a Los Ángeles: