Por años hemos comprado huevos e indistintamente elegimos entre los blancos y cafés sin preguntarnos realmente si sus tonos obedecen sólo a un capricho de la naturaleza o si tienen una explicación lógica. Y sin embargo, su precio no es el mismo ¿por qué?

La diferencia entre huevos cafés y blancos ha generado muchos mitos. Hay quienes dicen que los marrones son mejores para el consumo humano pues tienen más nutrientes y mejor sabor, mientras que los huevos blancos son mejores para hornear pasteles.

En general, la idea popular es que los huevos cafés son mejores. ¿Será? Vamos por partes:

Grosor

Seguro han notado que algunos cascarones poseen más grosor que otros, esto se debe a la edad de las gallinas que los produjeron: Si la gallina es joven, ocasionalmente el cascarón de sus huevos será un poco más grueso que el de las gallinas más viejas. Sin embargo, la edad de la gallina no tiene nada que ver con el color de los huevos que pone y ambos pueden tener el mismo grosor.

Nutrientes

Tanto los huevos marrones como los blancos tienen la misma cantidad de nutrientes.

Sabor

Ambos tipos de huevos saben igual y entre ellos no hay variaciones significativas. De tal forma que es indistinto que se use cualquiera de ellos para la preparación de diversos alimentos.

¿Y entonces?

Si como vimos, no hay gran diferencia entre ambos tipos de huevos ¿de dónde viene ese rumor que los blanquillos cafés son mejores? Ocasionalmente los huevos cafés cuestan un poco más en los supermercados, y ahí, las personas suelen aplicar la lógica de “si algo es más caro, es porque es mejor”. Pues lamentamos desengañarlos, pues en cuestión de huevos esto sólo es cuestión de marketing y ambos huevos tienen la misma calidad sin importar su color.

Bueno, pero entonces ¿por qué los huevos cafés son más caros? Pues porque las gallinas que ponen este tipo de huevos generalmente son más grandes y comen más, por lo tanto, los costos de su manutención es mayor.

¡Quihubo!

Generalmente y sin ser una regla universal, los huevos blancos son puestos por las gallinas de tonos claros, mientras que los cafés corresponden a las gallinas de plumaje rojo, marrón o más obscuras (y que suelen ser de mayor tamaño). Un elemento un poco más certero, es el color de sus lóbulos : blanco, pone huevo blanco; café o rojizo, pone huevo marrón. Y en efecto, las gallinas con lóbulos rojos son más grandes.

Esa diferencia explica por qué se comercializan más los huevos blancos, pues realmente es más barata su producción. Ahora bien, si algo realmente afecta el sabor del huevo y el color de la yema, es la dieta que sigue la gallina.

Eso sí, los huevos marrones siguen vendiéndose precisamente por todos esos mitos que expusimos al principio y que hacen pensar a los consumidores que los huevos cafés son mejores.

Misterio resuelto, ahora bien, ¿soy el único al que se le antojó un omelete de tocino con queso manchego y frijolitos para el desayuno?

***Vía Gizmodo
*** Foto Flickr (Rubí Flórez).

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook