El viernes pasado les contamos la historia de Tommy Jordan, granjero gringo que balaceó la laptop de su hija y subió el video a Youtube, como represalia por la carta que ella publicó en Facebook para quejarse de las tareas domesticas que sus padres la ponían a realizar. Si no la leyeron, den clic aquí antes de que continúen la lectura.

Pues bien, días después de que el video salió a la luz ya ha sido visto millones de veces. Tommy Jordan se ha vuelto toda una celebridad que recibe millones de comentarios (eso dice él) en Facebook. A pesar de la fama, el buen Jordán se da tiempo de responder a las preguntas y comentarios (en su mayoría halagos) de quienes se animan a escribir en su muro.

Aquí algunas de sus respuestas y reflexiones:

“No soy un héroe, de ninguna manera. Tampoco soy un súper papá, ni siquiera uno excelente. Apenas soy un tipo cualquiera con una ‘brújula de moral’ razonable y trato de mantenerla siempre apuntando al norte. Cometo muchos errores, no muchos, demasiados, a cada hora”.

“He recibido muchos comentarios (millones, nunca podré leerlos todos) apuntando a que fui criado a la antigua, y que necesito aprender a ser un padre en el mundo actual. ¿Hay alguna forma educada de decir ‘eso es una m****a?”

“Los niños hoy en día son malcriados, no les gusta trabajar, y básicamente, no aprenden nada útil en las escuelas. Si salieron de la enseñanza media y al menos pagan algunas de sus propias cuentas, sepan que no me dirijo a ustedes. Pero si tienen 25 y viven con sus papás porque les da flojera buscar trabajo, entonces sí, les hablo a ustedes. Y la mitad de la culpa es de los padres por creer que el sistema de educación va a criar a sus hijos, mientras que la otra mitad también es de los padres por permitir que las escuelas lleguen al patético estado en el que están ahora. Mientras se trate de sus hijos, la culpa siempre va a ser de los padres.

“CBS acaba de llamarnos para ofrecernos un programa propio. El nivel de absurdez al que hemos llegado es increíble”.

Por su hombría ha llegado a ser comparado con Chuck Norris y Sergio Goyri.

Además de ser ídolo de multitudes, Tommy Jordan decidió aprovechar que tiene los reflectores encima para recaudar fondos para una asociación de distrofia muscular a la que ayuda regularmente.

Varias organizaciones de protección al menor, servicios sociales y hasta la policía han revisado su caso y según él, lo han felicitado por la forma en la que actuó.

Podremos cuestionar sus métodos, pero varios de sus puntos de vista son acertados. Ojalá acepte el programa que le ofrece la CBS, sería de mis favoritos.

¡Tommy Jordan, no te mueras nunca!

**vía fayerwayer.com