Como todo lo bueno en esta vida se acaba, llega la última temporada de Girls y debo empezar diciendo que si no han visto Girls, lo están haciendo muy mal. Lo digo so pretexto de su sexta y última temporada pero muy sinceramente.

Para hablar de su última temporada, que se estrenó hace unos días en HBO, debo comenzar por Lena Dunham, creadora, directora y protagonista de la serie, quién a los 25 años logró que HBO aceptará su programa después de dirigir dos películas.

Hoy, a sus 30 años, Dunham -sin querer o queriendo, con sus películas y sobretodo con Girls– es sin duda una voz para gran parte de una juventud estadounidense que se encuentra perdida entre la casa de sus papás y la independencia, entre no tener trabajo y perseguir sus sueños, entre cuantiosas deudas por sus estudios o en no tener estudios. Inadvertidamente los millennials encontraron su voz en Girls.

La serie cuenta la historia de Hannah (Dunham), una joven aspirante a escritora que en los primeros minutos del primer capítulo se entera que sus padres le acaban de quitar la “beca” y ya no la mantendrán más. Sin previo aviso ni decir siquiera “agua va”, Hannah, se queda sin ese apoyo económico por parte de sus padres. Por tal motivo decide pedir un ascenso en el trabajo, ya que con su puesto de becaria obviamente “ya no le sale”. Segundo golpe, su jefe decide que lo mejor es “dejarla ir” y Hannah ahora ni siquiera tiene trabajo. Así arranca Girls, retratando de  manera cruda la realidad de miles de jóvenes que de un momento a otro, por su culpa o no, lo pierden todo y literalmente no tienen ni en qué caerse muertos.

El personaje de Hannah viene acompañado de una variedad de personajes igualmente bien construidos; todos muy humanos, muy fallidos y muy reales. Alguna vez escuché que Girls era la anti-Sex and the City y no puedo estar más de acuerdo. La misma Dunham dijo en un texto que envío a HBO para vender su serie, que su generación está entre la adolescencia de Gossip Girl, que muestra la necesidad de perder la virginidad y ser popular y Sex and the City, que habla de una grupo de mujeres que dominaron sus carreras y batallan contra su reloj biológico.

Entre los personajes que acompañan a Hannah están: una aspirante a galerista de arte que se convierte en cantante (Allison Williams), una amiga que regresa a Nueva York, bohemia y libre pero con problemas de drogadicción (Jemima Kirke), una inocente fan de Sex and The City que con el tiempo pierde la inocencia (Zosia Mamet), un carpintero aspirante a actor (Adam Driver), novios y exnovios que van y vienen para darle un toque decadente a la serie que la hace sumamente adictiva.

Para mí, una de las cosas más maravillosas de la serie es la facilidad con la que los personajes te caen mal, lo digo en serio; el personaje de Hannah te llega a cagar en muchas ocasiones. Tal vez es el que más lo hace por ser el personaje principal, pero las malas decisiones de todos los personajes te hacen apretar los dientes en más de una ocasión; de la misma forma que lo hacen tus amigos, tus hermanos, tus parejas, tus padres. De esa misma manera, por ser tan pero tan familiar que asquea.

 

Otra cosa que admiro mucho de la serie es su feminismo natural. Un feminismo que es bueno para todos sus personajes y no un grito autoritario que busque reivindicar a las mujeres así como así. Es un recordatorio de porqué el feminismo es necesario para que tanto hombres y mujeres podamos crecer en una sociedad como la nuestra. La igualdad que existe entre personajes es super sana, y eso no sólo se ve en la cantidad de tiempo en pantalla o el tipo de diálogos que tienen. La manera en la que los personajes se muestran sin artificios como el maquillaje, sin vestuarios perfectamente bien puestos y muchas veces desnudos sin buscar pretender ser sexis.

Girls es esa serie que tienes que ver con amigos, amigas, tu pareja, tu expareja y todas esas personas que te acompañan en este tormentoso mundo, en el cuál ser un adulto cada día es más difícil. En exclusiva para Sopitas.com Allison Williams (Marnie) nos cuenta porque debes de ver Girls.

Para la sexta temporada muchas cosas han cambiado pero la esencia sigue siendo la misma: ¿qué hacer en la vida que no nos llene de tristeza? o bien ¿qué hay que hacer en esta vida para encontrar la felicidad?

Recuerden que pueden ver Girls en HBO y HBO Go.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook