Han pasado dos años de que el movimiento #MeToo cimbrara al mundo del espectáculo, destapando una serie de abusos que -para sorpresa de muchos- no sólo ocurrían en Hollywood sino en muchos otras industrias y lugares. Tal es el caso de la literatura mexicana, en donde esta semana ha surgido el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos para denunciar los casos de violencia física, emocional y sexual contra mujeres en la industria editorial mexicana.

Herson Barona, el primer señalado.

#MeTooEscritoresMexicanos  surgió el pasado 21 de Marzo, cuando Ana Ge publicó en su cuenta de Twitter que “un hombre poderoso en el círculo literario” había golpeado, manipulado, embarazado y abandonado a más de 10 mujeres”

El señalamiento, era contra el escritor Herson Barona, quién ha colaborado en las revistas Tierra Adentro,  Nexos, La Tempestad y Letras Libres entre otras, y no pasaría mucho tiempo antes de que otras mujeres se sumaran a los señalamientos.

Tras las acusaciones, Herson Barona se ha se deslindado de los señalamientos a través de un comunicado publicado en su cuenta de Twitter en el que niega categóricamente las acusaciones de violación y violencia física que se le atribuyen.

Pero las acusaciones contra Herson Barona, no son las únicas en el gremio literario, por las que otras víctimas comenzaron a utilizar el hashtag #MeTooEscritoresMexicanos para dar visibilidad a sus casos y señalar a sus agresores.

El movimiento ha sido impulsado por reconocidas escritoras como Valeria Luiselli y Brenda Lozano, quién junto con un colectivo de compañeras, decidió crear una cuenta de correo electrónico a través del que se pueden recibir denuncias, además de la cuenta de Twitter @MeTooEscritores en donde se amplifican las denuncias, señala a los agresores y también se puede ofrecer orientación para realizar alguna denuncia ante las autoridades.