Bien dicen por ahí que el karma se tarda pero siempre llega, y quienes han descubierto eso recientemente son los 23 mil usuarios del Metro que fueron atrapados al intentar entrar a las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC), con Tarjetas de Movilidad Integrada que resultaron ser falsas o bien, no fueron recargadas en las taquillas o máquinas oficiales del Metro. ¡Les cayó la voladora!

A través de un hilo publicado en su cuenta de Twitter, el STC informó que del 21 de enero al 1 de febrero, los lectores de acceso en los torniquetes de las 195 estaciones que conforman la red del metro, han rechazado alrededor de 23 mil 646 tarjetas que están recargadas con saldo ilícito, o que fueron adquiridas de manera ilegal, por lo que al pasarlas por los lectores aparece la leyenda de “Saldo inválido” o “Tarjeta no autorizada”.

Foto: STC (Twitter)

El Sistema de Transporte detalló que las nuevas tarjetas que hayan sido compradas de manera legal, pero que hayan sido recargadas en lugares no autorizados (como esos grupos de Facebook donde te ofrecían saldos de 100 pesos por sólo 60), no podrán usar el saldo que tengan, ya que éste quedará anulado al momento de pasar por el lector y obviamente no podrá ser recuperado.

Ahora, eso tampoco quiere decir que tengas que tirar el plástico a la basura, ya que podrás seguir ocupando esa tarjeta si la recargas en las taquillas o máquinas expendedoras que se encuentran en todas las estaciones del Metro en la CDMX.

Foto: Cuartoscuro

Pero la cosa no sólo acaba ahí, ya que el Metro también dio a conocer que hay personas que están haciendo pasar las tarjetas viejitas por nuevas, algo que hacen al pegarles el modelo de la Tarjeta de Movilidad Integrada por encima de los plásticos de antes. ¡Tengan tres pesos, por favor!

Esto fue descubierto cuando varios usuarios acudieron a los módulos de atención para solicitar el reembolso de su saldo, ya que su tarjeta no era reconocida por el lector del torniquete al ingresar a la Red, porque pues era una farsante. ¡Mega chale!