Decenas de miles de israelíes (40 mil, de acuerdo con la policía) se han congregado el día de hoy en una plaza en Tel Aviv con una clara idea: evitar que Benjamin Netanyahu triunfe en las próximas elecciones que tendrán lugar este 17 de marzo.

La concentración registrada en la Plaza Isaac Rabin es la más numerosa en una serie de protestas en contra del primer ministro que ha impulsado una ofensiva directa en contra del régimen de Hamás, en la franja de Gaza.

Bajo el lema “Israel quiere el cambio”, el mitin impulsado por partidos de izquierda y centro izquierda (como Meretz y Unión Sionista) y organizaciones de la sociedad civil buscó expresar descontento frente a la posibilidad de que Netanyahu logre un tercer mandato consecutivo y a uno más, ejercido entre 1996 y 1999.

Al evento se sumaron pacifistas, viudas de oficiales caídos en Gaza, ecologistas y antiguos jefes del servicio secreto. “Cualquiera puede ganar, menos Bibi”, fue otro de los puntos sostenidos en la reunión del movimiento que no apoya a ninguna opción política en particular.

Netanyahu, líder de la derecha israelí e impulsor del sionismo expansionista, vende la idea de la inseguridad inminente para ganar simpatizantes. Por su parte, el movimiento “Un millón de manos”, busca evitar su triunfo con un cambio radical hacia una política que ponga el acento en las políticas de bienestar social, particularmente educación, salud y apoyo en vivienda.

El ex jefe del Mosad, la agencia de inteligencia de Israel, expresó con claridad su posición frente a las recientes decisiones militares de Netanyahu:

“La guerra de Gaza fue un error. La política del primer ministro está siendo destructiva para la seguridad del país [cuya] seguridad está ahora en peligro”.

Por su parte, el general Amiran Levin, ex número dos de los servicios secretos y, en otro tiempo, estrecho colaborador de Netanyahu, expresó:

“Lo poco que dijo [Netanyahu] ante el Congreso de Estados Unidos se lo podría haber dicho al presidente en privado en el Despacho Oval, habría podido ejercer mucha más influencia”

Asimismo, argumento en favor de que:

“Israel tome la iniciativa y fije unas fronteras definitivas seguras para poder mantener parte del territorio y de los asentamientos que controla mediante acuerdos diplomáticos”

Recientemente, Yuval Diskin, ex jefe de Shin Bet (contraespionaje interior) dijo para el diario Yedioth Ahronot en torno a Netanyahu:

“Su política sobre Irán ha fracasado, desde que llegó al poder en 2009 Teherán tiene un número de centrifugadoras seis veces superior y ha multiplicado por 12 sus reservas de uranio enriquecido. Su discurso en Washington solo ha sido una cortina de humo”

Apenas ayer, un pescador de Gaza murió por un ataque de la flota israelí, que consideró que había rebasado el límite fijado tras el conflicto fijado en el último acuerdo de paz que Egipto mediara entre ambas partes.

De acuerdo con otro de los lemas del movimiento, éste sólo busca crear:

“Un país normal que pueda vivir con dignidad con sus vecinos”.

@plumasatomicas