Ante la violencia desencadenada por el narcotráfico y el crimen organizado, los muchachos de Morena en la Cámara de Diputados presentaron una iniciativa en la que el Estado se podría hacer cargo del mercado de la marihuana en nuestro país —ya saben, la distribución y la compra a productores legales. ¿Cómo?

Según la bancada de Morena, este rollo se llevaría a cabo mediante una empresa pública, que llevaría el nombre de Cannsalud y administrada por el gobierno Federal, con una autonomía técnica, operativa y de gestión. Este organismo y una comisión reguladora también se encargarían del registro, la verificación y sistematización de los productos, así como el control sanitario de los cultivos, su transporte, almacenaje, empaquetado, etiquetado, preparación, destino, venta y hasta importación y exportación de la marihuana y sus derivados.

La propuesta de Morena

Según los morenistas, esta iniciativa tiene el propósito de romper con la cadena de violencia que se ha derivado de la prohibición de la venta y consumo de la marihuana. Y en el esquema de Morena, se supone que el Estado se llevaría la regulación de la compra al mayoreo de la cannabis y sus derivados. ¿Luego? Le entraría a la venta del producto a franquicias que las comercializarían al menudeo.

¿Y las personas que cultivan su propia marihuana? Esta iniciativa prevé que la gente pueda cultivar su propia marihuana. El plan es que junto con el mercado regulado por Cannsalud, se resuelva de manera pacífica el complejo escenario del narcotráfico en México.

En fin, la propuesta de Morena ya pasó a comisiones y ha sido considerada como el primer paso para crear una estructura legal para la venta y consumo de la marihuana. Según Mario Delgado, esta es una iniciativa de AMLO.