“Pues… es que la oposición no les da batalla y por eso las broncas se las tienen que inventar al interior de Morena”, es lo que podrá decir algún cotorrón fan del partido de AMLO. Lo que es cierto, es que Miguel Barbosa se está encontrando con que la previsible “guerra sucia” que acompañaría su candidatura a la gubernatura de Puebla viene de casa… y así ni cómo contestarles. Es como escupir pa’rriba, dirían los clásicos.

Con todo, precisamente como “guerra sucia” es como el bebé Sinclair ha calificado las acciones legales que contra él ha emprendido el consejero nacional de Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán… quien, tal como lo advirtió, acudió ante la mismísima Fiscalía General de la República (FGR) para denunciar al susodicho por los delitos de evasión fiscal, enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita… además de pedir que chequen la compra de propiedades que el candidato a la gubernatura de Puebla ha realizado en los últimos años, ya que no corresponden con sus ingresos.

A Barbosa “le siguen saliendo más propiedades que el nopal, y ahora resulta que también compró un condominio en la Condesa, casi todo en efectivo, con un valor actual de 12 millones de pesos mexicanos”, señaló Alejandro Rojas en Twitter… ya que, recordemos, hace unos días acusó que el candidato de Morena había comprado una casita que era propiedad del expresidente Miguel de la Madrid, según en 10 millones de pesos. Pero cuál, los cálculos del también legislador suplente de Ricardo Monreal indican que dicha propiedad vale mucho más de lo indicado… muuuucho más: 120 millones. Ahí nomás.

Por si creen que existe algún beneficio político tras las denuncias de Alejandro Rojas… nah, cómo creen. Nada de eso. Según el asesor morenista, él está realizando estas acciones porque cree que “Morena tiene la obligación moral de acatar a los millones de mexicanos que votaron por Andrés Manuel López Obrador y por Morena… que tiene como principal eje rector la ética política, la lucha contra la corrupción, la transparencia y la honestidad”.

Imagen relacionada

Al saber las acusaciones en su contra, el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa, se limitó a calificar a Rojas de “traidor” y “resentido”… para el experredista todo se trata de una “guerra sucia” en su contra. Pero se la pellizcan, dice: “No van a hacer nada porque estoy limpio, y mientras reciba el apoyo de ustedes me sentiré del lado de la gente, del lado de Puebla y del lado de Dios”, aseguró.