A pensar en otro regalo: El 14 de febrero no se podrá viajar con globos metálicos en el Metro

14 de febrero es esa fecha en donde la mayoría de las personas gastan un poco de sus ahorros para comprar regalos y de esa manera decirles a sus amigos, familia, o parejas sentimentales, lo mucho que significan en sus vidas. Y sí, ya sabemos que todos los días del año podemos hacer eso, sin embargo, el 14 de febrero es el día que se escogió. Nosotros no hacemos las reglas pero nos encargamos de que se cumplan.

Además de flores, chocolates y citas románticas en algún lugar, uno de los objetos que se venden como pan caliente durante el ‘Día del amor y la amistad’ son los globos de helio, esos que vienen en diferentes figuras, con diferentes mensajes, y que vemos flotando por toda la ciudad durante esa fecha. Pero aguas, porque si  planeas regalar algunos de esos a alguien, mejor ve considerando un Uber a su casa, ya que esa persona no podrá viajar en el Metro de la CDMX con sus globos metálicos. ¡¿POR?!

Esta medida no es porque los policías del metro odien a los enamorados o no quieran verlos felices, en realidad está prohibido ingresar a las instalaciones del metro acompañado de globos metálicos, ya que estos objetos pueden causar desde cortocircuitos hasta incendios en las instalaciones de la “limusina naranja”.

Tan sólo hay que recordar que hace unos días uno de estos globos provocó un incendio en la estación Chabacano de la línea 9 (la de color café), pues se fue de las manos de un usuario y cayó a las vías del metro, provocando un corto y posteriormente un incendio.

Y antes de que se pongan punks, hay que recordarles que lo mencionado viene estipulado en el articulo 227 de la Ley de movilidad de la Ciudad de México, la cual menciona que se le puede negar el servicio de transporte público de pasajeros, a las personas que traigan bultos, materiales inflamables o animales –con excepción de los perros guía– que puedan causar molestia o representen un riesgo para los demás usuarios o bien,  ensucien, deterioren o causen daños al vehículo en cuestión.

Así que ya lo saben, si alguno de ustedes no quiere hacer el ridículo –o dejar pasar vergüenza a su pareja–, entonces consideren comprar otro regalo que no sean globos de helio o esos peluches que miden más de 1.80 metros, a menos que tengan otra forma de moverse a su casa y que no sea a través del H.H. Metro de la CDMX.

Especial