Mero en la espinilla pegó la lavada de man… digo, la contestación de la Asociación Industrial del Comercio de las Armas, NSSF, a la demanda que el gobierno de México metió contra fabricantes de armas por actitud negligente y favorecedora del tráfico ilegal de armas.

Por medio de un comunicado, dicha asociación rechazó las acusaciones y, pa’ pronto, pidió al gobierno de México ponerse a chambear en el combate a cárteles de la droga y no andarle echando la bolita de la violencia que se vive en el país.

“En lugar de buscar un chivo expiatorio en las empresas estadounidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia”, señala la extensa respuesta de la industria de armas gringa.

Aunque en el comunicado se reconoce que buena parte de las armas utilizadas en actos violentos registrados en México son enviadas desde Estados Unidos, los fabricantes norteamericanos señalan que la existencia de tal violencia es resultado del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado que parecen plaga en México.

Tsss: México demanda a 11 empresas de Estados Unidos por facilitar tráfico ilegal de armas

Para acabar de lavarse las manos de lo que se hace con lo que ellos fabrican y distribuyen (casi respondiendo a la demanda de cárteles), los comerciantes de armas gringos señalan que Estados Unidos le da a México una buena lana para combatir al crimen organizado… y, ya con eso, México “es el único responsable de hacer cumplir sus leyes, incluidas las estrictas leyes de control de armas del país, dentro de sus propias fronteras”.

Por otra parte (y como adelanto de que este proceso será harto hiriente), en el comunicado se acusa que la demanda del gobierno mexicano atenta contra la soberanía de Estados Unidos, ya que –según–  representa una amenaza contra la Segunda Enmienda… la cual, recordemos, permite a los estadounidenses poseer y portar armas sin ningún problema. “El pueblo estadounidense, a través de sus funcionarios electos, des quien decide las leyes que rigen el comercio legal de armas de fuego en nuestro país”, señala el comunicado en el que se reproducen declaraciones de Lawrence G. Keane, vicepresidente y consejero general de NSSF.

6 de cada 10 mexicanos están en contra de que se permita tener armas en casa

Demanda contra fabricantes de armas es respetuosa: SRE

En respuesta a esta respuesta (valga la redundancia), la Secretaría de Relaciones Exteriores difundió un comunicado en el que de una forma más clara explica en que consiste la demanda contra la industria de armas de Estados Unidos (la cual se esperaba que fuera litigada en cortes y no en medios… pero bueno).

A grandes rasgos, la cancillería señala que, entre el 70 y 90% de las armas confiscadas en escenas del crimen en México son traficadas desde Estados Unidos… razón más que suficiente para que el gobierno de México pida que sea checado cómo se da el flujo de armamento en el gabacho.

“Los demandados utilizan traficantes de armas imprudentes y corruptos, y prácticas de venta peligrosas e ilegales con las que cuentan los cárteles para conseguir sus armas”, señala el comunicado… en el también se insinúa que los fabricantes gringos pareciera que atienden la demanda del crimen organizado, ya que “diseñan, comercializan, distribuyen y venden armas de forma que saben que arman a los cárteles de la droga en México”.

… y, pa’ rematar, hasta con diseños fácilmente modificables, tanto para que su comercialización ilegal, como para que su uso al modo que le gusta a grupos criminales (esto, pasándose por el arco recomendaciones del gobierno gringo).

“La Suprema Corte de los Estados Unidos reconoce que un gobierno extranjero puede demandar en cortes estadounidenses. Esta demanda es respetuosa de la legislación de ese país y no pretende atentar contra la Segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, concluye el comunicado de la SRE.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook