En México el tema de hoy es: Bolivia. Y después de que el gobierno de Jeanine Añez declarara a la embajadora de nuestro país María Teresa Mercado como “persona non grata”, el gobierno de AMLO no romperá relaciones con la nación sudamericana; al menos eso dijo Olga Sánchez Cordero.

Ante la ausencia de la conferencia mañanera —por aquello de que AMLO se tomó un descanso con motivo de las vacaciones de diciembre—; la secretaria de Gobernación salió al tiro para decir que la Embajada de México en Bolivia no quiere problemas y continuará con su labor.

olga-sánchez-cordero-bolivia

Foto: Cuartoscuro.

No hay intención de romper relaciones diplomáticas

Aunque hay tensión entre la SRE (Secretaría de Relaciones Exteriores) y el gobierno interino de Bolivia, por lo pronto, no hay un plan para que México responda con la misma moneda.

olga-sánchez-cordero-bolivia

Foto: Cuartoscuro.

Además, las actividades de la Embajada de México en La Paz continuarán de manera habitual, con los encargados de Negocios y la jefa de Cancillería de la Misión, Ana Luisa Vallejo.

Sánchez Cordero explicó que lo único que cambiará será la permanencia de María Teresa Mercado —por motivos de seguridad y por aquello de que fue declarada “persona non grata” por la propia presidenta de Bolivia.

Por su parte, Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe, descartó que México pida la salida de los diplomáticos bolivianos: “No hemos tomado ninguna decisión de declararlo igual —al embajador de Bolivia en México, José Crespo— porque nuestra posición es por el diálogo y seguir construyendo canales de comunicación”.

Pero al parecer, estas medidas no son del agrado de algunos actores políticos como Felipe Calderón.

Felipe Calderón preocupado por Bolivia

Tras las declaraciones de Jeanine Añez, el expresidente de México se subió al tren y publicó un mensaje en su cuenta de Twitter para decir que estaba preocupado.

Para Calderón lo que falta —con urgencia— es que se restablezcan el diálogo y la comunicación con el gobierno interino de Bolivia, porque “ya se vio que descalificar sale caro si se recibe la misma moneda”.

Va el mensaje completo:

“El conflicto con Bolivia ha ido demasiado lejos. Preocupa la carencia de la tradicional imparcialidad diplomática mexicana. Urge restablecer espacios de diálogo y negociación respetuosa con el gobierno boliviano. Ya se vio que descalificar sale caro si se recibe la misma moneda”.