Paul Smith, el artista con parálisis cerebral que pintaba usando una máquina de escribir

¿Qué tan grande tiene que ser un problema, para impedirte ser feliz y realizarte como persona? Cada quien tendrá su respuesta muy personal a esta pregunta, sin embargo, son muchos quienes usan cualquier piedrita en el camino como pretexto para estancarse en la vida.

¿Qué tan grande tiene que ser un problema, para impedirte ser feliz y realizarte como persona?

Cada quien tendrá su respuesta muy personal a esta pregunta, sin embargo, son muchos quienes usan cualquier piedrita en el camino como pretexto para estancarse en la vida. Son estas personas quienes deberían tomar a Paul Smith como ejemplo de vida

.


Este hombre nació un 21 de septiembre de 1921 en Filadelfia, y desde temprana edad sufrió una severa parálisis cerebral espástica y la pérdida del control motor de los movimientos finos de la cara y manos, viéndose impedido para asistir a la escuela y realizar funciones básicas como comer, vestirse o asearse.

Fue también en sus primeros años cuando se acercó a una máquina de escribir y comenzó a usarla. En poco tiempo se adaptó a sostenerla con una mano y con la otra presionar las teclas deseadas, así descubrió que podía elaborar imágenes con este instrumento y desde los 15 años comenzó a crear dibujos artísticos.

Al paso de los años fue perfeccionando su técnica, hasta el grado de elaborar paisajes, rostros y escenas llenas de complejidad.

Aunque se le trasladó a un centro de retiro en 1967, él continuó con su labor artística hasta el 2004, cuando sus cataratas empeoraron y ya no pudo “pintar” con su máquina de escribir.

Falleció un 25 de junio de 2007, pero nos dejó sus obras y una historia de tenacidad y lucha que todos deberíamos copiar:

Les compartimos esta historia para que no se quede en el olvido y porque pensamos que todos tenemos algo que aprender de la vida del buen Paul Smith.

*** Vía TwistedSifter


Comenta con tu cuenta de Facebook





Top Relacionadas
:)