Así como somos bien criticones cada que te dan un silbatazo en el mero tímpano, o cuando las escaleras eléctricas no sirven, o cuando no prenden el aire, o cuando te recargan tu tarjeta con cara de enojadas o cuando… bueno, ustedes entienden el punto. El chiste es que también hay que aplaudirles cuando se rifan cañón por el bienestar de sus usuarios, como lo acaba de hacer el personal del Metro en la Estación Zapata. 

Le brindaron primeros auxilios de emergencia a una bebé de seis meses que había dejado respirar.

personal-metro-salva-bebe-dejado-respirar-zapata-linea-12

Foto: Especial

Todo empezó cerca de la 1 de la tarde en la Estación Zapata de la Línea 12 del Metro cuando una joven madre —de 18 años— se acercó con el personal en busca de auxilio.

En ese instante toda la tropa se puso las pilas: el personal de Transportación del Metro pidió especialistas, el personal de Vigilancia llamó a una ambulancia y el personal de Seguridad Industrial e Higiene, que está capacitado, comenzó a darle primeros auxilios a la bebé que había dejado de respirar. Gracias a su velocidad de actuación pudieron estabilizar a la pequeña en la misma estación. 

Tras una valoración rápida, la bebé fue diagnosticada con espasmos de sollozo. 

personal-metro-salva-bebe-dejado-respirar-zapata-linea-12-02

Foto: Especial

Los espasmos de sollozo normalmente se dan en los niños pequeños como una reacción espontánea e inmediata ante cosas desconocidas como miedo, dolor, confrontaciones o cualquier susto repentino. Son una detención involuntaria en la respiración y en casos graves pueden producir la pérdida de conciencia momentánea. 

Una vez que el personal del Metro logró estabilizar a la bebé —y quitarle el susto a la madre— acudió una ambulancia para trasladarlas a recibir atención especializada.