*Inserten el meme de la niña cruzando los brazos*… Uno pensaría que el gobierno federal invertiría más recursos al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), pues es la institución que en nuestro país se encarga del diagnóstico, control, referencia, investigación y desarrollo tecnológico para vigilar enfermedades epidemiológicas como el COVID-19.

A pesar de que el virus del SARS-CoV-2 cobró cientos de miles de vidas en nuestro país y dejó a otras más afectadas en otras áreas (emocional y económicamente, etc.), parece que a las autoridades sanitarias no les importa mucho el invertir dinero para que el InDRE continúe con su labor al analizar pruebas de COVID-19 y descubrir nuevas variantes del virus.

Va de nuez: Recortarán presupuesto al InDRE para 2022
Foto: Google Maps

El InDRE tendrá otro recorte de presupuesto para 2022

Lo decimos porque en el 2022 el instituto sólo contará con 15 millones de pesos de presupuesto, algo que si bien representa muchísimo dinero (al menos para la mayoría de nosotros), queda muy lejos de los 235 millones de pesos que se necesitan para cubrir las necesidades que demanda la emergencia sanitaria.

Y es que aunque México comenzó una especie de tercera ola de COVID-19, la cual incrementó las pruebas que se realizaron en México, el InDRE ha visto cómo desde 2018 presupuesto ha disminuido de manera considerable. Por ejemplo, en ese año el instituto contaba con 112.7 millones de presupuesto; para el 2022 sólo podrá disponer de unos 15.7 millones, lo cual representa un recorte de 97 millones en tres años.

variante-omicron-indre-cdmx
Foto: Andrea Murcia-Cuartoscuro.

Ahora ni el Insabi podrá entrar al quite

De hecho la falta de presupuesto era tanto que, de acuerdo con el diario Milenio, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) puso la lana para los gastos que tuvo el InDRE durante la pandemia del COVID-19. Sin embargo, los recursos que se dieron para atender la sobredemanda del instituto en los últimos meses no fue suficiente, por lo cual el Insabi ya no podrá seguir financiando dicho gasto. 

Milenio también detalla que este recorte al InDRE, que se ha encargado de detectar las variantes Delta y Ómicron en México, así como aprobar las pruebas de coronavirus que se realizan en los laboratorios públicos y privados, se dio a conocer a través de un lnforme de Finanzas Públicas y Deuda Pública del tercer trimestre de 2021, presentado por Hacienda y la Secretaría de Salud al Congreso de la Unión.

covid-19-pruebas-senado
Foto: Cuartoscuro

El diario indica que este año la sobre-demanda de servicios del InDRE fue tal que en los primeros meses de este año iban a recibir 34 mil 984 muestras para procesar. Sin embargo, al final el instituto recibió un total de 110 mil 991 pruebas de las cuales 96 mil 520 fueron para detectar el COVID-19, cortesía de la tercera ola de COVID-19. ¿Qué pasará si el próximo año ocurre algo similar?

Redactora de música, entretenimiento y noticias. Llevo siete años en medios de comunicación y he tenido la oportunidad de conocer, entrevistar y escuchar en vivo a mis artistas favoritas.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook