dunas-islas-canarias-maspalomas Mundo
Foto: Getty Images

El rechinado de catre: El sexo en la playa está dañando seriamente la reserva de dunas en España

Resulta que la actividad del turismo en la reserva de dunas de la isla Gran Canaria, en España, está afectando seriamente la zona.

Tampoco hay que ser… Un estudio reciente publicado en el Journal of Environmental Management pone sobre la mesa el severo daño que la actividad de los cruceros y el sexo en la playa le está haciendo a la Reserva Natural Especial Dunas de Maspalomas, que se ubica en la isla de Gran Canaria, en España.

Así como lo leen, resulta que llevar a cabo el dulce acto amatorio en la playa, en específico en las playas de esa reserva natural está causando un grave daño tanto a los animales como a las plantas.

¿Por?


playa-dunas-españa

Foto: Hola Islas Canarias.com

El sexo en la playa y el daño a la reserva

Para empezar, el estudio revela que el cruising es una practica que consiste en encuentros sexuales anónimos en espacios públicos abiertos o cerrados.

Durante la investigación en la reserva de dunas española se identificaron 298 lugares “de sexo” utilizadas por turistas y que se encuentran entre vegetación tupida y densa. El asunto es que en esos mismos lugares se identifican al menos ocho especies de plantas nativas, de las cuales tres son endémicas.

¿Y qué daño pueden causar? Demasiados. Resulta que los turistas y locales que acuden a la playa para tener encuentros sexuales generalmente hacen un tipo de nido, es decir, rascan en la arena y quitan toda la vegetación o piedras que les puedan estorbar. Esto incluye plantas.

Además, en los lugares se quedan condones, envolturas de condones, basura en general, etc. El estudio revela que se ha observado la muerte de lagartijas gigantes de la isla que comieron condones.

Lo peor es que los investigadores también encontraron agujeros para orinar y defecar, consecuencias de la actividad turística y de los cruceros. Y a pesar de que la isla vive en su mayoría del turismo, se ha dejado de lado la educación ambiental específicamente en la reserva de dunas, que se supone debería ser un área protegida.

Los investigadores explican que no significa que se debe prohibir el sexo en la playa o el turismo en general, pero hay que ser conscientes del impacto que se provoca en el lugar y la basura que dejamos.

Top Relacionadas
:)