Foto: Pixabay

No lo sé, Rick: Rusia pone en circulación primer lote de vacuna ‘Sputnik V’ contra el COVID-19

Este 8 de septiembre, el Ministerio de Salud de Rusia ya puso en circulación el primer lote de la vacuna “Sputnik V” para enfrentar la pandemia de COVID-19. Sí, esto después de mucha polémica y de superar las pruebas de calidad que se requieren.

¿Qué señalan las autoridades rusas sobre la vacuna “Sputnik V”?

De acuerdo con información de Europa Press, el Ministerio de Salud ruso, por medio de un comunicado de prensa, informó el lanzamiento de este tratamiento contra el coronavirus.

vacuna-rusa

Foto: Pexels

“El primer lote de la vacuna Sputnik V pasó las pruebas de calidad necesarias de los laboratorios del Servicio Federal de Vigilancia en el Sector de Salud y fue lanzado a la circulación pública”, señaló la institución.

Aún no terminan las pruebas de la vacuna rusa

Ayer, 7 de septiembre, Mijail Maurashko, ministro de Salud de Rusia, dio a conocer que la vacuna “Sputnik V”, para el COVID-19, comenzará a administrarse esta semana a los primeros voluntarios, con lo que también se iniciará la tercera etapa de ensayos clínicos después del registro de este tratamiento.

vacuna-contra-covid-19-coronavirus

Foto: Getty Images.

Por otra parte, la Oficina Nacional de Protección al Consumidor de Rusia también informó que las pruebas clínicas de la vacuna rusa, que realiza el centro de virología y biotecnología Vektor, culminarán este próximo 30 de septiembre.

¿Cuándo se registró la vacuna “Sputnik V”?

El pasado 11 de agosto, el gobierno ruso registró oficialmente la que es su primera vacuna contra el coronavirus, y que desarrolló el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

vacuna-vacunas-proceso-investigacion-covid-mexico-mundo-etapa-fase-pruebas-humanos-investigacion-estudio

Foto: Pexels

Sí, este tratamiento para enfrentar la pandemia de COVID-19, genera, según los expertos rusos, inmunidad durante un mediano periodo de tiempo que puede alcanzar hasta los dos años.

Actualmente, esta vacuna se aplica en pruebas con una autorización especial, por lo que solo puede administrarse a personas de los considerados grupos de riesgo o más vulnerables, como a personas de la tercera edad y bajo un rígido control.

*Con información de Europa Press