Por la mañana les informamos que el próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, presentó un estudio que establece la viabilidad en la operación simultánea de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional Benito Juárez en CDMX.

Este estudio fue elaborado por la empresa francesa NavBlue, compañía de aviación vinculada con AirBus. Según Espriú, este estudio está fundamentado en elementos técnicos y aeronáuticos y no en afirmaciones de que los aviones no pueden chocar porque se repelen entre sí.

Pero ¿qué creen? 

Ese estudio está basado en documentación de Grupo Riobóo, mismo que actualmente se desempeña como asesor de Andrés Manuel López Obrador.

Es justo en la página 12 en la que se refiere que los supuestos del proyecto se basan en documentación que fue proporcionada por Grupo Riobóo, así como “fuentes adicionales”. Eso sí, la encargada del estudio afirma que este análisis no implica alguna conclusión definitiva sobre la viabilidad de convertir la base aérea militar de Santa Lucía en un aeropuerto de uso mixto.

Además, Navblue especifica que esto se tiene que complementar con muchos otros aspectos como la evaluación económica, la conectividad, la experiencia de los pasajeros, la dotación de personal, etc. Que cualquier decisión que se tome con respecto al proyecto no se va a basar solamente en este estudio.

¿Y entonces? 

Fue por la controversia que ya existe para ambos proyectos que el equipo de Andrés Manuel López Obrador tomó la decisión de solicitar este estudio a la empresa, mismo que se calcula tuvo un costo de 159 mil dólares. El objetivo era verificar la posibilidad de las operaciones simultáneas entre el actual aeropuerto y Santa Lucía.

Leer: ‘Operación simultánea en Santa Lucía y AICM es viable’: Espriú presenta último estudio