De no pagar nada por sus instalaciones, las secretarías de Salud, la de Economía y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tuvieron la genial idea de irse a arrendar un rascacielos para ellos solitos… esto en plena época de austeridad.

Las tres dependencias federales actualmente no pagan nada por ocupar los edificios federales que se les tiene asignados, sin embargo, ya quieren cambiar de aires, por lo que pretenden arrendar casi por completo un rascacielos de 185 metros de altura ubicado en Avenida Paseo de la Reforma.

torre latino reforma se

La llamada Torre Latino Reforma, nombre de la futura casa de las dependencias, se localiza enfrente de la Embajada de los Estados Unidos, y todavía no se sabe cuánto tendrían que pagar de renta… Pero para darnos una idea, la consultora Coldwell Banker Comemrcial señala que en la zona en que se ubica el rascacielos es la más cara para corporativo, ya que las rentas van de los 25 a los 49 dólares al mes… por metro cuadrado.

Por lo tanto, el Gobierno federal tendría que aflojar mensualmente casi de 17 a 35 millones de pesos aunque, por lo caro de la zona, bien podría dispararse el precio hasta los 640 millones de pesos al mes, señala el Reforma… a eso súmenle los costos de mudanza y adecuaciones de las instalaciones.

Pero bueno, todo sea para que las dependencias funcionen como se debe: con helipuerto, terraza con sky lobby y sky lounge, acabados en mármol… y bueno, quizás ahorren en agua, porque el edificio cuenta con sistema para captación de agua de lluvia.

torre latino reforma sat

Ahhh… para no perder la costumbre de gastar el dinero a lo baboso, el Reforma señala que el rascacielos aún no ha sido terminado: le faltan instalaciones eléctricas y uno que otro detallito. Aunque se prevé que será concluido en febrero del próximo año, los titulares de las dependencias, subsecretarios, directores de área y personal administrativo comenzarían a ocupar el nuevo espacio desde el 1 de enero de 2016.

No se sabe cuál es la justificación para la mudanza… pero seguro no a todos les caerá muy bien. Por ejemplo a los de la Secretaría de Salud, que para ocupar el nuevo edificio tendrán que recortar personal de su nómina: al menos la mitad de las plazas por honorarios en sus oficinas centrales, 30% la de trabajadores eventuales, y 10%la de personal de estructura.

Pero todo sea para estrenar “jaus”.

*Vía Reforma