La mañana de este miércoles en Texas, Estados Unidos, fue detenido Rafael Antonio Olvera Amezcua, principal accionista de Ficrea.

El objetivo es extraditarlo a México para que responda por órdenes de aprehensión y procesos judiciales en su contra: nada más y nada menos que el presunto responsable del fraude a más de 6 mil ahorradores en 2014.

Los delitos por los que es señalado es fraude y violación a la Ley de Ahorro y Crédito Popular. De acuerdo al diario Reforma, una de las cosas por las que ordenaron su detención es que presuntamente dispuso de más de 90 millones de pesos de sus inversiones para comprar 11 inmuebles en Acapulco, Guadalajara, Ciudad de México y el Estado de México.

El gran fraude

Ficrea es una financiera popular avalada y supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). En noviembre de 2014, la Comisión intervino a la empresa tras detectar que había una triangulación de recursos que no estaba muy clara, recursos de los ahorradores.

Por lo anterior, las cuentas quedaron congeladas, es decir, los ahorros de más de 6 mil personas.

Resulta que el principal accionista, Rafael Antonio Olvera, desvió recursos para comprarse vehículos de lujo, departamentos, etc. para él y su familia.

El fraude en total fue por alrededor de 6 mil 800 millones de pesos y los afectados solo han podido recuperar el 20% de sus ahorros.