Un joven de 17 años fue brutalmente torturado con cables de electricidad por robar chocolates en un supermercado que opera en Sao Paulo, Brasil.

Los guardias del autoservicio “Ricoy”, le quitaron la ropa, lo ataron de manos y lo azotaron una y otra vez hasta el cansancio y encima, tuvieron el descaro de grabarlo como una forma de advertencia para los demás. El vídeo que circula en redes sociales ha indignado a cientos de  brasileños e internautas, acusando a la cadena de racismo y muchos lo compararon con la época de esclavitud.

El muchacho de descendencia afroamericana, quien se retorcía en cada golpe, aseguró que aunque el vídeo dura solamente unos segundos, los azotes duraron más de 40 minutos, que para él fueron insoportables. Mientras los hombres disfrutaban de la severa golpiza, le gritaban “uno más”, ordenándole que se volteara, mientras el menor de edad suplica clemencia. Torturan a joven afroamericano por robar chocolates

“El diario  ‘Brasil  de Fato’, ha publicado un vídeo en el que un empleado de ‘Ricoy Supermarket’ somete a un niño a tortura psicológica. “¡No se trata de la actitud de un empleado aislado, sino de la conducta común del establecimiento! El hecho es serio. ¡La tortura es un crimen contra la humanidad!”, escribe un usuario de Twitter.

Después de la furia colectiva que se desató en redes sociales, a la cadena de autoservicio no le quedó de otra más que emitir un comunicado donde admiten que se cometió un crimen de tortura contra el joven infractor y que los guardias de seguridad responsables fueron separados de su cargo.

Torturan a joven afroamericano por robar chocolates

Nos sorprendió el contenido de una tortura gratuita y sin sentido a la víctima adolescente (…) Ricoy ya ha proporcionado un trabajador social para hablar con la víctima y la familia. Brindaremos todo el apoyo que necesiten”, dice el comunicado que fue publicado por la empresa a través de su cuenta de Twitter y rescatado por la BBC.

Torturan a joven afroamericano por robar chocolates

Twitter

La compañía que asegura regirse con “los principios más rígidos de la valorización del ser humano” desde su fundación en 1970, ha sido acusada de cometer más actos como éste. Por ello, muchos de los brasileños llaman a boicotear la tienda y denunciar más casos de tortura. De acuerdo con un diario local, el joven se había atrevido a robar chocolates, pues era indigente y tenía hambre. El vídeo que a la fecha sigue circulando en redes sociales es indignante y atroz, se recomienda discreción si desean verlo.