Sin duda alguna, la llegada de Darksiders hace un par de años, trajo un cierto aire fresco al unir una fórmula similar a lo visto en los títulos de Zelda con una trama más adulta y oscura.

Con esto como antecedente es que llega Darksiders II

, una secuela que a diferencia de muchas otras franquicias emergentes, le da un giro innovador a la propuesta de su predecesor sin perder su esencia.

La trama del juego nos traslada justo después del primer juego, cuando Guerra en sentenciado por el Consejo. Luego de enterarse de la noticia, Muerte, otro de los infames Jinetes del Apocalipsis, decide ir en busca de respuestas sobre el paradero de su hermano. Es ahí donde todo comienza.

Lo bueno:

  • La dirección de arte: el diseño de los personajes y de los escenarios es simplemente magistral. Desde el concepto hasta la ejecución, el detalle de la ambientación en el juego es algo que se disfruta de principio a fin.
  • Una de las mayores mejoras de esta secuela es la cantidad de artículos y habilidades disponibles, algo que toma mayor importancia con las características adicionales que proporcionan cada una de las armas y partes de la vestimenta del personaje. De esta forma, la mecánica toma un sabor a RPG que hace de éste, un título más robusto que el anterior.
  • El traslado rápido: a diferencia de su antecesor, Darksiders II incluye una opción para ir a un lugar previamente explorado, sin la necesidad de tener que pasar una buena cantidad de tiempo caminando para cumplir una misión secundaria, por ejemplo.
  • Su música: el trabajo del compositor Jesper Kyd es uno de los elementos más sorprendentes del juego, dando el toque final a una impresionante ambientación. Desde los lúgubres salones, hasta las frenéticas cabalgatas; la música es algo que difícilmente pasará desapercibido.

Lo malo:

  • La cámara: quizá el que sea su mayor defecto, en ocasiones la cámara resulta ser un verdadero fastidio, sobre todo en batallas con muchos enemigos.
  • Siendo exigentes, al juego le sobran un par de horas. Al llegar a la parte final, esto se hace evidente y aunque no es que se vuelva aburrida, la trama podría haber sido un poco más sólida y compacta.

Veredicto:

Darksiders II representa todo lo que una secuela debe ser, pues continúa con los cimientos de su antecesor, añadiendo nuevos y enriquecedores elementos. Aquellos que hayan podido jugar la primera parte, súmenle algo más de ambición y brutalidad.

Claro que tiene algunos detalles negativos, pero nada que no permita disfrutar plenamente del juego. Seguramente esta no será la última vez que escucharemos hablar de la franquicia de THQ y Vigil Games.