Este es el momento en que una niña de nueve años habla con su madre por primera vez tras 15 meses sin saber de ella.

Nirere, quien vive en el campo de refugio Mugunga, cerca de Goma, en la República Democrática del Congo, fue alejada de su familia durante a guerra.

La segunda guerra del Congo, uno de los conflictos étnico-políticos más sangrientos del mundo,  comenzó en agosto de 1998, apenas un año después del último suceso armado en el país. Aunque un acuerdo de alto al fuego fue firmado en 2003, los enfrentamientos continúan y muchos siguen sufriendo su efectos. La guerra ha quitado la vida a más de 4 millones de personas. Aún en 2004, se calculaba que 100 congoleños morían diariamente por esta causa.

En un emotivo video, la niña habla con los miembros de su familia vía telefónica. Se le ve feliz mientras se conecta con su madre, luego de 15 meses sin saber de ella. Cuando, después de colgar, se le pregunta si se sintió feliz, la pequeña sonríe y contesta con un rotundo “sí”.

Nirere es una entre miles de congoleños que han podido volver a conectarse con sus familias gracias a la ayuda humanitaria de Jean-Marie Minani, quien participa en la administración del Campo Mugunga, hogar de unas 8 mil familias.

Minani gestiona cuatros cabinas telefónicas gratuitas en el campo como parte del programa Instant Network, que es financiado por la Fundación Vodafone.

Otro miembro de campamento, Mama Furaha, habló con sus hermanos por primera vez en dos años, desde que se separaron por el conflicto. Sus padres fueron asesinados durante la guerra, y ella fue separada del resto de su familia poco tiempo después. La mujer mostró una sonrisa cuando habló con quien, al principio, parecía no reconocer su voz.

article-2581776-1C52E9B100000578-741_634x431

Mama Furaha, al centro, cargando un bebé

Los habitantes del campo pueden hacer 5 minutos de llamadas gratuitas a la semana. El plan arrancó en 2013 y desde entonces, se han realizado 2 mil llamadas semanalmente. Aunque el tiempo es limitado, la iniciativa ha logrado poner en contacto a 17 mil personas desplazadas con sus seres queridos.

article-2581776-1C530F9E00000578-164_634x456

“Muchas de las familias en el campamento no han podido ponerse en contacto con miembros de la familia dejaron atrás en sus pueblos de origen […] Es increíble ser capaz de poner una sonrisa en las caras de algunas de estas personas y proporcionarles una motivación emocional. Para mí, esto no es solo un trabajo, es una vocación”, afirma Minani.

article-2581776-1C52EBA100000578-174_634x428

Vía: Daily Mail