Las alarmas se prendieron en la Championship de Inglaterra, pues el Leeds United convocó a una conferencia de prensa con el técnico argentino, Marcelo Bielsa. De inmediato surgieron los rumores sobre su salida del club después de que se diera a conocer que fue responsable de un escándalo de espionaje y que la directiva le jaló las orejas.

Pero no se espanten, Bielsa aún no está tan loco como para dejar al Leeds y la directiva sabe que se equivocaría si echa al estratega que mantiene al equipo en la frontera del ascenso a la Premier League, de modo que todo quedó en una conferencia en la que Bielsa contó las razones por las que espiaba.

El espionaje ya es investigado por las autoridades del futbol inglés, así que el “Loco” decidió echarles una mano. “Voy a facilitar la investigación de la liga con la información que necesitan”, y explicó que no sólo ha espiado los entrenamientos del Derby County que dirige Frank Lampard, sino que a todos los equipos de la Championship.

“Puedo decirles que observé a todos los rivales contra los que nos tocó jugar. Vimos todas las sesiones de entrenamiento de los oponentes antes de jugar contra ellos”, confesó el argentino.

Insistió en que lo realizado no es algo ilegal “no es una violación de la ley… no tuve malas intenciones y no traté de obtener una ventaja desleal”.

¿Pero como creerle a Bielsa que en realidad no intentó sacar ventaja sobre sus oponentes? El sudamericano argumentó que la información que obtuvo en los espionajes va directamente a su base de datos, con la cual ofreció la conferencia de prensa y no necesariamente se analiza la información antes de los juegos, sino que sirve para alimentar su obsesión con el futbol y calmar su ansiedad estudiando a sus oponentes.

“Alrededor de 20 empleados crean un volumen de información, que no es absolutamente necesario… Toda la información que tienen estos informes responde a las preguntas que me he hecho a mí mismo en los últimos 30 años. Recopilamos toda esta información de los 31 juegos. A pesar de que ir a ver a un oponente no es útil, me permite bajar mi ansiedad“, indicó.

Indicó que después de tantos años en los banquillos, no necesita ver los entrenamientos de sus oponentes ¿entonces por qué lo hizo? “Porque no está prohibido y porque no sabía que causaría tanto revuelo”. Todo esto nos deja como conclusión que Bielsa en realidad está loco.