Getty Images

Comité Olímpico pide un mes para definir el futuro de Tokio 2020 ante el coronavirus

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), cambio su discurso respecto al futuro de los Juegos Olímpicos en Tokio. El dirigente aseguraba a un medio alemán que la justa veraniega no se iba a posponer porque era “el sueño de miles de atletas” y que el evento no se trataba de “un partido de futbol sabatino”.

Sin embargo, la presión de atletas y federaciones, entre ellas algunas de Estados Unidos, han obligado a que Bach dé su brazo a torcer, por lo que convocó a una junta extraordinaria para definir el rumbo de los Juegos Olímpicos.

Tokio 2020 no ha sido postergado, pero todo camina a ese rumbo, luego de que el propio Bach indicar a través de un comunicado que se tomará un periodo de un mes para analizar la situación mundial y posiblemente definir una nueva fecha.

“El Comité Olímpico Internacional abre un periodo de cuatro semanas para analizar día a día el desarrollo de la crisis sanitaria mundial y su impacto en los Juegos, incluida la posibilidad de aplazarlos”, indicó el dirigente.

Getty Images

Bach dejó claro que ni de chiste se van a cancelar los Juegos Olímpicos, aunque Tokio 2020 podría convertirse en Tokio 2021.

“Una cancelación pura y dura no resolvería ningún problema ni ayudaría a nadie. La cancelación no entra en nuestra agenda”, informó.

Como era des esperarse, las críticas hacia Bach volvieron a hacer eco y el diario El País lo comparó con el capitán del Titanic.

“Como el capitán del Titanic, Thomas Bach, el presidente del COI, ha terminado comprendiendo, días después de que todo el deporte mundial se lo dijera casi a gritos y de forma unánime, meses después de chocar con el iceberg del coronavirus, que el transatlántico de los Juegos Olímpicos, la quimera de celebrarlos, del 24 de julio al 9 de agosto, se hundía irremisiblemente”, tómala.

Getty Images

Tres escenarios

Los Juegos Olímpicos de Tokio podrían celebrarse entre los meses de septiembre y octubre, aunque el inconveniente para esas fechas es que no se tiene garantía del control absoluto de la pandemia, además de que en esas fechas se realizarían otros torneos.

La segunda opción es celebrarlos en 2021, aunque en ese año hay Mundiales de atletismo, natación y gimnasia, que son los deportes olímpicos por excelencia.

La tercera es aplazarlos hasta 2022, año en el que se celebra el Mundial de Qatar, aunque éste se realizará en octubre, por lo que quedaría libre el verano para que Japón tenga toda la atención del mundo.