A menos que suceda una tragedia, de aquellas denominadas como cruzazuleadas, el subcampeón Cruz Azul estará por segundo torneo consecutivo en la Liguilla, después de doblegar a Pumas 2-1 en el Estadio Azteca.

La Máquina suma ocho partidos sin derrota y ascendió del séptimo al cuarto peldaño de la tabla general con 26 unidades, por lo que está a un triunfo de amarrar matemáticamente su calificación sin depender de nadie, aunque un triunfo esta noche de Chivas haría que sólo necesite un puntito.

En tanto, Pumas quedó al borde de la eliminación con 16 unidades y en caso de que Puebla le gane a las Chivas, estarán oficialmente eliminados.

Chuy Corona, el portero de los cementeros, cumplió 600 partidos en Primera División, por lo que recibió un pequeño homenaje previo al encuentro.

Cruz Azul le sacó provecho al hecho de que Pumas jugara con un hombre menos desde el minuto 38 tras la expulsión de Kevin Escamilla por doble amarilla y se puso adelante gracias a un penal sobre Milton Caraglio, quien al 44’ se encargó de ejecutar desde el manchón penal con un disparo perfecto: raso y pegado al poste.

El propio Caraglio se encargó aumentar la ventaja al 55’ con un cabezazo tras un centro de un tiro libre, por lo que juego parecía estar sentenciado.

Sin embargo, Pumas revivió con un penal al 62’ por parte de Pablo Aguilar y Pablo Barrera  ejecutó fuerte y al centro, mientras que Corona se lanzó a su costado derecho.

Pero a Cruz Azul le gusta sufrir y Pumas le había empatado el juego con gol de Alan Mozo, sin embargo el tanto fue anulado gracias al VAR por fuera de lugar y en tiempo agregado Pablo Aguilar estuvo a nada de marcar en su propio arco con un cabezazo que para su fortuna pegó en el travesaño.

En una de las últimas jugadas, Carlos González abanicó un balón en el área chica en un final emocionante y a la vez frustrante para los felinos.

http://instagram.com/sopitasdeportes