Daniele De Rossi, la última leyenda de la Roma, regresó a Italia después de su corta e irregular experiencia en Argentina con Boca Juniors y mientras analiza la opción de volver del retiro con el Venezia de la Segunda División, continúa con su idilio con la Roma.

Después de ser uno de los jugadores más emblemáticos del equipo romano, De Rossi pudo presenciar el derbi contra la Lazio en uno de los palcos más selectos del Estadio Olímpico, sin embargo el exmediocampista prefirió vivir el partido desde la curva sur, con los ultras de la Roma.

Sin embargo, si De Rossi se presentaba así como si nada en las gradas, habría desatado una locura, por ello optó por un disfraz que apenas ha revelado Corriere dello Sport.

Ningún aficionado de la Roma en el lugar identificó a De Rossi durante el partido gracias a una serie de adaptaciones realizadas por su esposa, quien le puso peluca, gorro y una nariz de goma.

De esta manera, De Rossi cumplió la promesa que hizo en la conferencia de prensa de su despedida, en la que aseguró que apoyaría a la Roma desde la curva sur.

Getty Images

La Roma empató frente a la Lazio 1-1 con los goles de Edin Dzeko y Francesco Acerbi. El juego quedó marcado por los antecedentes de los ultras de la Lazio y las burlas a Nicoló Zanioli.