Hace unos meses Sopitas me platicó sobre la oportunidad de aplicar por una acreditación como fotógrafo para el Super Bowl LI, me preguntó “¿Te interesaría?”, mi respuesta inmediata fue “Por supuesto”. ¿A qué fotógrafo no le parecería atractivo ir a cubrir un evento de tal magnitud? Pasaron las semanas y no supimos nada de las acreditaciones. Para nuestra sorpresa a menos de 10 días del partido llegó el tan esperado pero ya olvidado correo electrónico dónde nos hacían saber que habíamos sido seleccionados para recibir acreditaciones de prensa.

Debo aclarar que no era mi primera vez trabajando en un Super Bowl: cubrí dos cuándo trabajaba en televisión hace ya más de 10 años y había ido a otro como fan. Sin embargo en ninguna de los dos partidos en los que trabajé mi función era tomar fotos del juego. Llevo años trabajando como fotógrafo pero aunque ya había hecho fotografía deportiva, no es mi fuerte.

Existen muchos factores que debes tomar en cuanta a la hora de ir a cubrir un evento deportivo y son más cuando tienes que salir de tu país con todo el equipo que vas a utilizar. Esto trae mucho estrés ya que aún cuando sabía cual era mi número de asiento y  pude ver un mapa del NRG Stadium había factores que eran desconocidos. Los que más me preocupaban eran:

¿Estaría en una butaca sentado o estaría de pie?

Tener un asiento asignado significa mayor comodidad para tomar fotos pero también significa tener menos espacio para llevar equipo, ya que son asientos normales y llevar varios cuerpos o una mochila complica todo. Al final supe un par de días antes que estaría sentado, algo que me tranquilizó mucho.

¿A que distancia del campo estaría?

Esta, como mencioné antes, era un volado porque ver un mapa con mi lugar no me decía a que distancia estaría del terreno de juego. Afortunadamente nos pudimos escapar un día al estadio a ver nuestros lugares. Me di cuenta que aun cuando el NRG Stadium tiene capacidad para más de 75,000 espectadores al ser un estadio nuevo su distribución es ideal y nuestros lugares eran óptimos para realizar una buena cobertura.

¿Qué equipo realmente necesito llevar conmigo?

Uno de los errores más comunes es llevar equipo que NO vas a utilizar, que al final solo vas a cargar y a pasear en balde. Después de nuestro scouting decidí llevar conmigo solamente el siguiente equipo: un cuerpo, 3 objetivos y un monopié.

La decisión más importante, escoger bien mi equipo

El cuerpo que utilicé en este caso fue un Nikon D810, que aunque sé que no es tan rápida como otras de gama superior, la preferí porque en el viaje hicimos video también y en video Nikon tiene un gran equipo en la D810.

Cómo dije anteriormente solo llevé 3 objetivos, por sus diferentes capacidades fueron:

Nikon AF-S NIKKOR 200-500mm f/5.6E ED VR – un súper lente, ligero para ser un telefoto me permitió cubrir todo el campo sin necesidad de cambiar de lente.

Nikon 10-24mm AF-S Nikkor f/3.5-4.5G DX ED – aunque no es nativo de las cámaras full frame me sirve mucho en estadios y lugares concurridos, es super importante tener fotos del lugar donde el espectáculo se lleva a cabo y captar el ambiente del lugar.

Nikon AF NIKKOR 50mm f/1.4 D (hecho en Japón) – no es un lente nuevo, está viejito pero es mi favorito, con este objetivo fijo me enfoco mucho más en personas y rostros, su apertura f/1.4 lo hace perfecto para diferentes condiciones de luz. Obviamente no lo utilicé en el estadio pero nunca salgo sin él.

Además de eso iba bien preparado con 3 baterías, 2 tarjetas SD Eyefi mobi PRO (la mejor compra que he hecho en mi vida, con ellas envío las fotos a mi celular para editarlas rápidamente y compartirlas vía WhatsApp), 2 tarjetas CF (para guardar los archivos RAW)  y finalmente una mochila contra agua de la marca Lowepro contra agua, porque créanme que lo peor que te puede pasar es que te llueva con todo tu equipo encima.

Pero…

Aunque siempre estés preparado nunca estarás preparado para las sorpresas, en este caso esas sorpresas fueron pocas pero importantes

La primera fue la incomodidad. A mi izquierda estaba el fotógrafo oficial de los Kansas City Chiefs, Steve Sanders, quien iba como uno de los fotógrafos oficiales de la NFL para este partido y llevaba 3 cámaras, que sumado a su más de 1.90 de estatura y sus más de 120 kilos de peso hicieron que me sintiera en el metro Tacubaya en hora pico. ¿Saben la cantidad de codazos “involuntarios” que nos dimos? Varios.

Imposible ir al baño. ¿A qué hora? Aún en un tiempo fuera es muy complicado pararte al baño, en lo que dejas tu equipo en una posición segura, te levantas de tu lugar (para mi mala suerte estaba a la mitad de la fila), pides permiso a otros 8 fotógrafos con un montón de equipo, llegas al baño, haces fila, haces del baño, regresas, pides permiso nuevamente, te sientes y acomodas tu equipo, estos muchachos ya hubieran anotado un par de veces; por lo tanto la decisión fue no ir al baño en todo el encuentro. *El medio tiempo tampoco era opción*

La velocidad del juego. Sin menospreciar otros deportes (cómo el futbol) seguir el balón fue un reto, mientras te quedas con los QBs, dada la distancia y la velocidad de los pases mi primer cuarto fue un aprendizaje veloz para poder lograr jugadas completas. En algún momento intenté seguir en situaciones obvias de pase a los receptores, la apuesta eran los mejores de cada equipo pero al ser un volado, fracase miserablemente y decidí quedarme con el balón y no seguir experimentando.

Al final del día, no pude pedir que las cosas salieran mejor, agradezco mucho a Sopitas.com por la oportunidad de cumplir uno de mis sueños y poder tomar fotos de un Super Bowl, cruzo los dedos, quién quita y la siguiente es a nivel de cancha.

Una experiencia maravillosa, con un juego histórico y espectacular que disfruté como pocas cosas en la vida.

Si tienen dudas sobre el equipo fotográfico o sobre otros temas técnicos no duden en preguntar en los comentarios.

Fotos por Miguel Lozano

Instagram @mlozano9