La relación de Sebastián Abreu con el futbol no ha terminado, no sólo porque se mantiene jugando profesionalmente, luego de fichar con el Boston River, el equipo número 29 en su carrera, sino porque su hijo Diego también sigue sus pasos y se forma como jugador profesional.

Diego tiene actualmente 15 años y juega en Uruguay con el Defensor Sporting y gracias a que su papá jugó durante mucho tiempo en México, cuenta con doble nacionalidad. El joven delantero nació en 2003 en la Ciudad de México, año en el que Sebastián jugó para Cruz Azul y América.

Aunque ha hecho la mayor parte de su vida en Uruguay, a Diego ha despertado el interés de selecciones menores de México desde el mes de diciembre y será considerado para el Tri Sub 17, que realizará una gira por Dinamarca.

El delantero confesó a mediotiempo que hace meses la Selección de Uruguay lo consideró para su categoría, sin embargo nunca hubo un llamado, mientras que con el Tri ya se concretó el primer llamado y deberá reportar en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) el próximo jueves 25 de julio.

Los padres de Diego recibieron la llamada por parte de la Federación Mexicana de Futbol para hacer oficial su convocatoria y ellos a su vez se lo comunicaron a su hijo. “En realidad no me lo esperaba, pero cuando llegó estuve muy contento, espero disfrutarlo y vivir esta experiencia al máximo”.

 

 

La Sub 17 viajará a Dinamarca para encarar el torneo Open Nordic Tournamet Cup, el cual arranca el 1 de agosto y se extenderá hasta el día 12.

Diego Abreu se coronó en abril en el torneo Inicial 2019 de Uruguay Sub 16 y es uno de los jugadores indiscutibles en el ataque.