Hablar de futbol, es sin duda alguna meter a Andrea Pirlo en algún momento de la conversación. Hay un antes y un después del último gran arquitecto italiano.

Un don nato para el toque de balón. Una visión completa del panorama dentro del terreno de juego y sin duda alguna, un líder. El futbol fue parte de su vida desde los 16 años, cuando lo practicó por primera vez de forma profesional.

El 21 de mayo de 1995 marcó el debut del último arquitecto italiano. Lo hizo con la camiseta del Brescia y aunque en la siguiente temporada no fue considerado por el primer equipo, la calidad que demostró lo llevó a ser fichado por el Inter de Milan.

Andrea Pirlo: El último gran arquitecto italiano

Foto: Getty Images

No fue una buena etapa para Andrea Pirlo en el Giuseppe Meazza. Buscando minutos primero llegó cedido al Reggina y posteriormente al Brescia, donde compartiría vestidor con Roberto Baggio y donde encontraría su mejor posición. No un centrocampista de contención fijo, sino uno que puede encontrar los espacios que nadie ve.

Fue entonces cuando el Milan decidió ficharlo. Más allá de que venía de vestir los colores de su máximo rival. Su historia se hizo más grande en San Siro. Jugó durante diez temporadas, en las que disputó un total de 401 partidos con 41 goles y 45 asistencias.

A Pirlo le faltaba algo para mantenerse en la cima de los mediocampistas italianos. Ese ‘algo’ lo encontró con la Juventus, club con el que fichó en 2011. Su llegada a la ‘Vecchia Signora‘ era para presumirse. Andrea había logrado jugar en los tres equipos más grandes de la Serie A.

Andrea Pirlo: El último gran arquitecto italiano

Foto: Getty Images

Su llegada a Turín quedó marcada desde el primer partido. Enfrentaron al Parma y Andrea Pirlo dio cátedra. Completó 110 pases y dio una asistencia. A lado de Claudio Marchisio y Arturo Vidal, era el mediocampista encargado de organizar el juego de la Juventus.

El arquitecto italiano dejó ver su toque al anotar su primer gol con la camiseta del equipo de Turín. Lo hizo cobrando un tiro libre directo al ángulo y la Juventus se llevó el triunfo ante el Catania. Al final fueron cuatro años los que jugó con los de blanco y negro. Lapso en el que marcó 19 goles y dio 38 asistencias, en los 169 partidos que disputó.

Con 35 años, Andrea Pirlo decidió que no seguiría en la Juventus, pero quería mantenerse dentro de las canchas. Por eso se anunció su llegada al New York City de la MLS, donde acompañaría al español David Villa. En Estados Unidos no bajó su rendimiento. Para un futbol que no termina de adaptarse al del resto del mundo, el arquitecto jugó en 62 partidos, anotando un gol y dando 9 asistencias. Su retiro lo anunció el 5 de noviembre del 2017.

Andrea Pirlo: El último gran arquitecto italiano

Foto: Getty Images

En donde sea que haya estado, Andrea Pirlo fue campeón. Un título con el Brescia, 9 con el Milan y 7 con la Juventus. En la Selección de Italia también marcó un antes y un después. Cosechó tres trofeos y entre ellos, uno de la Copa del Mundo y dos en los Juegos Olímpicos.

Podrán pasar muchos años. Habrá sin duda nuevas generaciones que marcarán época. Pero un jugador como Andrea Pirlo, difícilmente volverá a haber.