Hugo Lloris, portero del Tottenham, pasará varias semanas fuera de actividad, luego de protagonizar una de las lesiones más escalofriantes de la jornada en la Premier League  al caer mal sobre el brazo izquierdo y éste quedara completamente volteado en la jugada del primer gol del Brighton.

El francés fue retirado del terreno de juego en camilla y fue trasladado a un hospital local, donde fue evaluado y sometido a diversos estudios, los cuales confirmaron una dislocación de codo.

¿O sea que es como una fractura?

No. Al momento de caer con el brazo izquierdo, los ligamentos del codo hicieron un estiramiento brusco, lo que permitió que los huesos que conforman la articulación del codo (en este caso el hueso denominado como radio) se salieran de su lugar, sin embargo, los huesos como tal no sufren daños.

Getty Images

El cuerpo médico del Tottenham se encargó de llevar de nueva cuenta al hueso a su lugar en la misma portería antes de que la lesión afectara más a los ligamentos y a la vez provocara un mayor tiempo de recuperación.

¿Qué sigue?

De esta manera, la recuperación del portero tendrá que estar más enfocada en el fortalecimiento de los ligamentos para que éstos puedan mantener quietos y en su lugar a los huesos del codo.

El portero viajó a Londres donde se someterá a más estudios a lo largo de la semana y después de las próximas evaluaciones se determinará “el alcance total de la lesión y el tiempo que necesitará para someterse a rehabilitación”, publicó el club londinense en su sitio web.