Isaiah Thomas pasó de los Boston Celtics a los Cleveland Cavaliers en el cambio por Kyrie Irving. Al base le rompieron el corazón, pero como todo un profesional siguió con su camino.

La cuestión es que estaba lesionado y a pesar de ser un gran jugador, no había podido debutar con su nuevo equipo, hasta ahora. IT por fin logró recuperarse y jugó por primera vez con los Cavs.

Thomas tomó el balón ante los Portland Trail Blazers y lo hizo de manera espectacular a pesar de que participó pocos minutos.

Isaiah se mandó 17 puntos, con 50% de tiro de campo en tan solo 19 minutos. Además, dio tres asistencias y sobre todo, la victoria.

Se espera que a este “pequeño gran jugador” se le den minutos limitados para no arriesgar que se vuelva a lastimar. Sin embargo, puede que se le den más conforme pasen los días.

Es más, si las cosas se acomodan en el siguiente partido, ante su exequipo, jugará mucho más. Y claro, a ver cómo lo recibe el TD Garden, recinto que lo vio dar los mejores partidos en su carrera.