El pasado domingo, la alemana Sophia Floersch le dio la vuelta al mundo al sufrir un aparatoso accidente en Fórmula 3 a 276 kilómetros por hora, el cual dejó un saldo de cinco personas lastimadas.

El auto de la piloto de 17 años salió disparado y se levantó a dos metros de altura hasta chocar con un stand. Se sabía que la volante alemana había tocado a otro auto y esto provocó que perdiera el control de su monoplaza, sin embargo apenas se han dado a conocer las imágenes de dicho toque que provocó el accidente.

En una de las rectas del circuito portugués de Macao, en la que los monoplazas alcanzan sus máximas velocidades, la alemana contactó por su costado izquierdo con otro auto y perdió los neumáticos de ese costado, por lo que perdió por completo el control hasta chocar con uno de los muros de contención, el cual proyectó de espaldas el auto hacia el stand.

 

Su operación duró 11 horas

Sophia Floersch sufrió fractura vertebral, por lo que ingresó a cirugía el pasado lunes y permanecerá aún en el hospital por dos semanas más. La piloto explicó que la cirugía tardó un total de 11 horas debido a lo delicado de la intervención y porque los médicos decidieron ejecutar la cirugía con calma para evitar complicaciones.

“Sobreviví a la operación que tomó 11 horas. Espero que a partir de ahora sólo mejore. Tengo que quedarme unos días más en Macao hasta que sea transportable… Gracias por todas las palabras alentadoras y relajantes en esos duros minutos en mi coche. Un gran agradecimiento al personal médico aquí en Macao por el trato amistoso y profesional. ¡Volveré!”, escribió la alemana en su cuenta de Facebook.

 

Uno de los reportes médicos confirmó que a pesar de la lesión vertebral no hubo daño a nivel de la médula, por lo que conserva movimientos en todas sus extremidades.

De los cinco lesionados, tres ya fueron dados de alta y en breve saldrá del hospital el cuarto, un fotógrafo que sufrió una fractura de costilla y ésta provocó una laceración en el hígado.