Neymar comienza a caminar de regreso a Barcelona, pero los pasos aún son cortos, ya que las negociaciones aún estarían trabadas por el tema económico. De acuerdo con reportes de la prensa española, hubo una reunión el pasado martes, en la que los representantes del equipo catalán propusieron un préstamo con opción a compra, situación que fue bateada por los franceses de manera inmediata. El equipo francés quiere dinero contante y sonante.

En la segunda reunión entre las dos directivas, Barcelona habría puesto sobre la mesa una nueva propuesta, que incluye a dos jugadores. El PSG, según L’Equipe, habría dado su brazo a torcer, de modo que estaría dispuesto a recibir a dos jugadores que hagan reducir el costo por la transferencia del brasileño.

Es ahí donde se han vuelto a estancar las negociaciones, pues el club francés quiere por lo menos 100 millones de euros y dos jugadores. De acuerdo con declaraciones de Leonardo, director deportivo del PSG: “No hay nada avanzado”.

Getty Images

El diario francés asegura que el Barcelona no cuenta con 100 millones de euros en este momento, por lo que las negociaciones podrían tener un tercer capítulo después de la reunión del Comité Ejecutivo de la Asociación de Clubes Europeos, es decir, después del viernes.

Los jugadores a negociar serían Philippe Coutinho, Nelson Semedo y Ousmane Dembélé, aunque al Barça no le hace mucha gracia desprenderse de Coutinho, considerando que el brasileño está cotizado en 120 millones de euros y el negocio no le saldría si debe abonar otros 100 millones y ceder aún a otro jugador. Ivan Rakitic se descarta, ya que el club galo ya fichó para esa posición.

Getty Images

En tanto, Leonardo lamentó que la afición del PSG le recrimine a Neymar desde las gradas con pancartas pidiendo su salida y aunque aceptó que el jugador “ha cometido errores” al lanzar dardos recordando la remontada del Barça al PSG en Champions del 2017, aunque “sinceramente creo que es un niño con muy buenos antecedentes”. Por lo pronto, el jugador entrena por separado y no jugará el fin de semana contra Rennes.