Getty Images

Murió Paolo Rossi, el verdugo del Brasil de Zico y de la Argentina de Maradona

Paolo Rossi, el héroe italiano en el Mundial de 1982, falleció a los 64 años. Es recordaro por sus tres goles a Brasil en España

El 2020 no se conformó con quitarnos a Diego Armando Maradona y a Alejandro Sabella. El ídolo italiano del Mundial de España 1982, Paolo Rossi, falleció en su país a los 64 años de edad.

Durante la madrugada del 10 de diciembre de Italia, el diario La Gazzetta dello Sport, dio a conocer el fallecimiento del exdelantero, quien fue la figura de la Azzurra del tercer Mundial que ganó Italia en su historia. Sin embargo, el medio no dio a conocer las causas del fallecimiento.

“A los 64 años murió Paolo Rossi, el héroe de la Campeona del Mundo de 1982, Italia, que venció al Brasil de Zio, la Argentina de Maradona, la Polonia de Boniek y la Alemania de Rummenigge”, indicó el medio deportivo.

Murió Paolo Rossi, el verdugo del Brasil de Zico y de la Argentina de Maradona

Getty Image

Rossi, verdugo de Zico y Maradona

Rossi alcanzó la inmortalidad en la segunda fase del Mundial de España. En esa instancia, Italia quedó en el Grupo C, el grupo de la muerte, junto al favorito Brasil y Argentina, que ya deslumbraba con Diego Armando Maradona.

En el juego contra Brasil, Rossi marcó los tres goles con los que Italia dio la campanada y clasificó a las Semifinales. Aquel partido fue considerada como la segunda tragedia de Brasil en los Mundiales, después del Maracanazo y el partido fue catalogado como “La tragedia de Sarria”.

o, la Argentina de Maradona, la Polonia de Boniek y la Alemania de Rummenigge”, indicó el medio deportivo.

Getty Images

Paolo Rossi marcó además un gol en la Final contra Alemania y la Azzurra conquistó el Mundial con un héroe inesperado, ya que Rossi fue convocado poco después de cumplir una suspensión de dos años.

Un Mundial limpió su reputación

A Rossi lo culparon en un escándalo de apuestas en Italia, de modo que fue suspendido en 1980 y regresó a las canchas en abril de 1982, sólo dos meses antes del Mundial, por lo que su convocatoria causó sorpresa.

“No me creyeron y a los 23 años me sentía terminado como futbolista. Fue fundamental la fe que tuvo en mí. Sin un DT como él, no estaríamos hablando de una Copa del Mundo”, dijo sobre el timonel de aquella Azzurra, Enzo Bearzot.

Top Relacionadas