Foto: Twitter (cfbhall)

¡Histórica! La huella de Sarah Fuller llega al Salón de la Fama del Futbol Americano Universitario

La huella y reconocimiento a Sarah Fuller en el Power 5 superó las canchas y llega también a las vitrinas del Salón de la Fama universitario.

La historia del futbol americano universitario quedó marcada recientemente por la participación de Sarah Fuller en el Power 5 y su huella pasará también en las vitrinas del Salón de la Fama ubicado en Atlanta, Georgia.

Si bien no se trata de una inducción, el reconocimiento a la también portera de las Commodores de Vanderbilt consiste en exponer jersey, casco y el resto de su uniforme con el número 32 que la acompañó al hacer historia.

En exhibición el uniforme de Sarah Fuller, que hizo historia como la primera mujer en jugar y anotar en el Power 5 del futbol americano universitario. Felicidades a Sarah y gracias por confiarnos el buen cuidado y seguridad de este valioso pedazo de la historia“, manifestó el Salón de la Fama en sus redes sociales.

El caso de Sarah trascendió en las últimas semanas después de que entrara al roster de Vanderbilt en medio de la emergencia por COVID-19, pero su carrera en el deporte siempre se enfocó en el futbol conocido como soccer en Estados Unidos.

Falta poco para que la arquera y pateadora deje esta Universidad para continuar con sus estudios en North Texas, pero por ahora continúa con su legado de una forma nunca antes vista. Aquí te dejamos su historia completa.

¿Cómo entrar al Salón de la Fama?

De acuerdo con el sitio web del Salón de la Fama, apenas el 0.02 por ciento de los jugadores y entrenadores de futbol americano universitario son elegibles para ser inducidos.

Esto se debe a que antes de que el comité de votación decida quienes entrarán, existe una lista de criterios que deben cumplir los candidatos de cada generación y varían dependiendo si se trata de un jugador o de un coach.

Un deportista se vuelve elegible 10 años después de su último año como universitario y debe haber recibido reconocimiento por parte del First American Team All-America bajo una organización que forme parte de la NCAA.

Sus logros en la Universidad son fundamentales, pero también se toma en cuenta la labor que cumple como ciudadano. Más allá de los honores académicos o el título universitario, tiene que llevar los valores del futbol americano a la comunidad.

Asimismo, los jugadores pueden ingresar al Salón si su último juego de futbol interuniversitario data de los últimos 50 años; por ejemplo, para entrar en 2020, el año límite sería 1970.

Por su parte, los entrenadores son elegibles tres años después de su retiro o inmediatamente después de retirarse si tienen, mínimo, 70 años de edad.

Los coaches en activo pueden ser tomados en cuenta a partir de los 75 años y deben contar con al menos 10 años de experiencia y 100 partidos con .600 de porcentaje de victorias.

Con base en todos estos puntos, es complicado que se tome en cuenta a Sarah Fuller para una Ceremonia de Investidura; sin embargo, ya motivó a cientos de niñas en su país y el resto del mundo a perseguir sus sueños en un mundo dominado por hombres.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Top Relacionadas
:)