La figura de los Golden State Warriors, Stephen Curry, estaba listo para ser agente libre. Su contrato terminaba el 1 de julio de 2017 y a la primera hora del día, anunciaron que se quedaba.

Curry firmó una extensión de contrato por cinco años. En esas cinco temporadas de NBA va a ganar la espectacular cantidad de 201 millones de dólares. Así, firma el máximo que permite el tope salarial, que este año será de 99 millones de dólares.

Este contrato es histórico. Es el primero en la historia de la liga en superar los 200 millones. Ni LeBron James había firmado uno así.

Además, le da la vuelta completamente a lo que estaba ganando antes. Steph tenía un acuerdo de 44 millones que firmó en 2012. Esa ocasión tenía muchos problemas de lesiones y por lo tanto, lo bajo de su sueldo.

Por otra parte, los Warriors también firmaron al base Shaun Livingston a una extensión. Son tres años y 24 millones de dólares. Así, dejan libre a Andre Iguodala para firmar con otros equipos, a menos que alcancen a recontratarlo.

Curry ganó el premio MVP de la temporada regular en 2015 y 2016. La temporada que acaba de finalizar promedió 25.3 puntos, 6.6 asistencias y 4.5 rebotes con un 41.1% de acierto en tiros de campo.

Pleca Copa Confederaciones