5 mujeres visionarias que definieron la historia del cine

El cine, y en realidad cualquier arte, se construye con base en los nombres de destacados personajes que cambiaron la historia y la forma en que los seres humanos se expresan. El séptimo arte no es la excepción y se rescatan a los grandes como George Méliès, Edwin S. Porter, William Dickson, Charles Chaplin, Orson Welles, Walt Disney, Stanley Kubrick…

Si abres un libro, podrías pensar que la historia del cine se encuentra sobre los hombros de personas adelantadas a su época, genios y visionarios… hombres. Pero la realidad es distinta y el crédito se lo llevan tanto hombres como mujeres, destacando la labor de aquellas que lucharon contra la corriente para construir lo que ahora es una forma de entretenimiento de masas y un instrumento de reflexión social.

Por eso, para reconocer su trabajo y su indiscutible importancia en la historia del cine, les dejamos cinco mujeres que quizá no conocías, pero que tendrás el gusto de saber que existieron para cambiarlo todo en el cine:

June Mathis

June Mathis fue considerada, alguna vez, como “la mujer más poderosa de Hollywood”, pero ahora se encuentra en el olvido. No se sabe con exactitud en cuántos guiones colaboró, pero se registran más de 100 producciones. ¿La razón? No se le daba el crédito que correspondía y cuando lo hacían, era sumamente superficial en las adaptaciones.

Mathis no sólo fue guionista, también sirvió como productora ejecutiva de películas producidas por Goldwyn y Metro Pictures, por mencionar los más importantes, donde fue supervisora del grupo de arte y directora del área editorial de las compañías. Y no sólo eso, tampoco recibió créditos como directora o codirectora de algunas películas importantes como The Four Horsemen of the Apocalypse de 1921.

Maya Deren

En una película puedo hacer que el mundo baile“… Ser “la madre del cine avant-garde americano” no es poca cosa, y más considerando que a la fecha, sigue siendo uno de los nombres más fuertes del cine underground. Se trata de Maya Deren, una cineasta ucraniana que no sólo construyó la base del cine experimental, sino también realizó teoría en una época en la que sólo los hombres la desarrollaban.

En sus filmes combinó el movimiento de cámara y la danza del cuerpo, así como a este en su estado natural. También se echó un clavado metafórico en el análisis de los rituales. Uno de sus proyectos más famosos es el titulado The Witch’s Cradle, un filme que nunca fue terminado pero con el que Deren colaboró junto a Marcel Duchamp.

Esfir Shub 

Esta directora rusa sentía una fascinación por el teatro, y llegó a trabajar en el departamento de Narkompros, y así fue como empezó a colaborar con algunos escritores y escritoras de la época. Poco a poco se fue haciendo un lugar en el Goskino (el que fuera el Comité de Cinematografía de la URSS) donde comenzó a editar y reeditar filmes extranjeros.

El trabajo de Shub era editar escenas políticas controversiales para que las audiencias de la URSS pudieran verlas, e incluso, algunas veces apropiarse de los títulos. (Sí, eso es censura, pero estamos hablando de las primeras décadas del siglo XX). Gracias a su trabajo como editora, es que desarrolló las técnicas de creación de los filmes documentales hasta hacerse pionera del “compilation film”, que es un documental hecho por extractos de otros filmes o archivos visuales, y en un orden establecido.

Tazuko Sakane

Tazuko Sakane, tan simple, fue la primera directora mujer en Japón, y en realidad, de las pocas cineastas en toda la industria en la primera mitad de siglo XX. Pero a pesar de su importancia, es que ha sido desterrada de los libros de historia del cine por su percepción feminista y crítica del mundo.

Sakane tuvo una infancia privilegiada gracias a la posición de su padre como empresario, quien le “presentó” el mundo del cine. Después de su divorcio, la directora decidió conseguir un trabajo como asistente de dirección en el Nikkatsu Studio donde obtuvo sus primeros créditos como cineasta. 

Alice Guy-Blache

Algunos biógrafos dicen que Alice Guy-Blache fue la única directora mujer durante 10 años, de 1896 a 1906, cuando apenas el cine estaba en pañales, pero esta mujer ya estaba lista para cambiar el tono. Es considerada pionera en la industria al ser la primera en realizar una película de ficción, pero otro elemento que destaca de su nombre, es que también contribuyó al uso de locaciones reales para filmar.