¿Ladrón que roba ladrón? Se les dijo y se les advirtió, y ahora que el Chapo anda un poco limitado de recursos, sus abogados han confirmado que interpondrán una demanda contra Netflix y Univisión, por utilizar su nombre e incluir algunos detalles de su vida personal en la serie recién estrenada y que retrata la vida de uno de los capos más peligrosos del mundo.

El primer aviso sobre una demanda cayó sobre las productoras en el 2016, cuando se anunció la intención de producir una serie de televisión en la que se narraría la vida del Chapo, y es que como recordaremos, está era una de las intenciones que en algún momento llevaron Kate del Castillo y Sean Penn a involucrarse con el Chapo.

De acuerdo a los abogados, tanto Netflix como Univisión tendrían que pagar al narcotraficante una importante suma de dinero por “usar el nombre y apodo de su cliente”.

La serie del ‘Chapo” se estrenó la semana pasada a través de Netflix, aunque se podía ver desde Marzo en Estados Unidos a través de Univisión.

En la primera temporada de la serie, se muestran los presuntos maltratos que sufrió Joaquín Guzman Loera durante su primera detención ocurrida en Junio de 1993, en el Penal de Alta Seguridad de Almoloya. Además, la serie del Chapo recoge algunos otros capítulos de su vida, como la relación con su padre, con sus mujeres y con sus diez hijos.

Pero si hay algo que parece haber indignado al Chapo, son las imágenes en donde se le muestran detenido, derrotado, cansado y sucio dentro de la cárcel, escenas que según sus abogados violan los derecho a la dignidad humana de su cliente.

Por lo pronto, Netflix ha anunciado la segunda temporada de la serie…. Y esperamos con ganas el capítulo en donde Kate del Castillo nos lo manda a la Friend Zone.